Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kevin Zapata escriba una noticia?

¿Vale la pena regresar?

23/10/2016 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Jóvenes mexicanos preparados en el exterior al terminar sus estudios de posgrado deben tomar una de las decisiones mas difíciles de su vida: retornar al país o continuar un proyecto profesional en el extranjero

Cuando en 2015 le comente a uno de mis profesores de la universidad mi decisión de estudiar un posgrado en el extranjero, recibí de su parte una de las respuestas más severas y decepcionantes que haya escuchado: “¿Para qué? El mercado no lo compensa”, me sentenció hablando desde su propia experiencia.

Firme en mi decisión de seguir mi preparación profesional, me sorprendió la insistencia de familiares y amigos que en más de una ocasión me pidieron que reflexionara sobre si realmente quería regresar a México terminados mis estudios.

No paso mucho tiempo durante mi estadía en Europa para comprobar que es un sentimiento generalizado entre colegas y amigos mexicanos que decidieron emigrar al extranjero por estudios y optaron por seguir su carrera fuera del país.

Y es que muchos se van pero no todos regresan, y si lo hacen es normal que se pregunten si realmente vale la pena hacerlo, y aunque el amor a la patria es grande, las oportunidades al regreso suelen ser escasas y no corresponden al tamaño de las expectativas que un joven bien calificado espera alcanzar.

Los motivos para no volver, aunque muchas veces personales, por lo regular giraban en torno a dos problemas estructurales en México: la falta de una verdadera política de innovación y desarrollo que potencialice oportunidades profesionales, y la degradación del entorno social y comunitario.

Nuestro país no invierte ni siquiera el 1 por ciento de su Producto Interno Bruto en investigación, la inversión más baja de todos los países que conforman la OCDE,  y no da los incentivos apropiados para que la iniciativa privada lo haga,   lo que se traduce en un severo déficit de infraestructura tecnológica y de desarrollo que repercute negativamente en la generación de empleo altamente calificado.

La rasurada que la Secretaria de Hacienda propinó al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en el presupuesto de 2017, demuestra la falta de conciencia en lo que debería ser considerado un pilar fundamental para el desarrollo nacional.

Las oportunidades al regreso suelen ser escasas y no corresponden al tamaño de las expectativas que un joven bien calificado espera alcanzar

El Conacyt habla de que en México no existe una “fuga” sino un “flujo” de cerebros, en lo que pareciera ser un intento de excusar la ausencia de una verdadera política de retención y retorno de profesionales calificados, sin embargo dicho flujo solo es centrifugo, es decir de México hacia el exterior y no a la inversa.

Dicho lo anterior, que se les puede ofrecer aquí a nuestros brillantes ingenieros mexicanos cuando en Italia o Alemania durante su posgrado reciben atractivas ofertas laborales y desarrollo profesional en empresas líderes como Agustawestland fabricando helicópteros militares de última generación o en Volkswagen desarrollando los nuevos modelos de Audi

Pero no solo las pocas oportunidades que se encuentran en el mercado laboral mexicano son las que desalientan el regreso de nuestros compatriotas, sino que el clima de inseguridad y de violencia también ha calado hondo en sus aspiraciones.

La falta de un verdadero Estado de derecho, y la desintegración del tejido social a niveles nunca antes vistos se han vuelto un factor decisivo en los planes de retorno de muchos profesionales, quienes prefieren mantenerse al margen de la espiral de violencia que hunde a nuestro país.

¿Podemos juzgar a la estudiante de Administración que decide quedarse en Australia debido a que hombres armados amenazaron a su familia? O ¿al médico que prefiere tratar suerte en el cluster medico de Houston por temor a ser secuestrado de este lado del Rio bravo? No lo creo.

En algunas ocasiones basta con ver lo que en las noticias internacionales se proyecta de nuestro país para infundir temor en los estudiantes y profesionistas que una vez alejados deben decidir si regresan o no.

Tomar la decisión de volver no fue fácil, me resulto triste ver que las ofertas que me acompañaron a mi regreso procedían solo del exterior, y que en mi ausencia la inseguridad toco a las puertas de mi hogar.

El Conacyt habla de que en México no existe una “fuga” sino un “flujo” de cerebros en lo que pareciera ser un intento de excusar la ausencia de una verdadera política de retención y retorno

Y mientras el talento que perdemos otras naciones lo aprovechan, quienes regresamos nos preguntamos si valdrá la pena o deberemos preparar de nuevo las maletas.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Kevin Zapata (13 noticias)
Visitas:
323
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.