Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Una decadencia anunciada

13
- +
22/07/2022 17:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es increíble ver caer y revolcarse en el mismo pantano putrefacto que ellos mismos elaboraron, luchan contra las mismas corrientes contaminantes que durante décadas utilizaron para flotar ellos solos en la cual hoy fenecen sumergidos

La situación del peronismo hoy en Argentina es crítica, hasta se podría decir que se encuentra en terapia intensiva. Durante décadas vinieron forjando una política de engaños y manipulaciones enriqueciéndose ellos mismos y a sus satélites útiles llenando el país de corruptos y gente que se aprovechó del estado para obtener bienes a cambio de ser funcionales al gobierno en función. Los mismos que se encargaron de voltear e impedir el avance de gobiernos contrarios a su política.

Han estado en el poder con artimañas y mentiras, pero en ninguna ocasión hicieron las cosas con verdadera vocación de servicio y por el país. La caja del estado es todo lo que les importó, y dieron limosnas a la gente para sostener una política asistencial atada con alambre, sin prestar atención a la producción y al progreso y, mucho menos al crecimiento de la economía que pudiera dar crecimiento económico a sus habitantes. 

Todo el tiempo confrontaron con los productores argentinos, tratando de sacar dinero de cualquier lado para sostener un populismo decadente apoyado sobre la base de planes sociales y gente mantenida por la política que sólo sirvió para enriquecer a unos cuantos vivos que viven de la política sucia.

Nunca tuvieron en cuenta el país en su contexto general y amplio, solo midieron lo que consideraron la mitad más uno que les sirviera a su espacio político para perpetuarse en el poder, asegurándose esos votos como una especie de seguro de vida a cualquier costo, pero dicho costo jamás lo pagaron ellos, simplemente se lo recargaron a quienes trabajan y producen ahogándolos con impuestos que al final terminan en la canasta familiar de los más necesitados. En resumen; daban al necesitado con una mano, lo que después le quitarían con la otra.

El fanatismo peronista que ya venía en decadencia y ya corrían peligro de extinción por no completar esa mitad de oro que a ellos los mantendrían gobernando, los obligó a unirse con esa especie de izquierda confusa, una especie de peronismo a lo Chavez. Sectores de izquierda que nunca fueron parte de la política de Perón, quien más bien sentía una gran admiración por Venito Mussolini en Italia. 

El caudillo (Juan Domingo Perón) contaría a los periodistas españoles cómo conoció al mismísimo Duce: "No me hubiera perdonado nunca al llegar a viejo, el haber estado en Italia y no haber conocido a un hombre tan grande como Mussolini. Me hizo la impresión de un coloso cuando me recibió en el Palacio Venezia. No puede decirse que fuera yo en aquella época un bisoño y que sintiera timidez ante los grandes hombres. Ya había conocido a muchos. Además, mi italiano era tan perfecto como mi castellano. Entré directamente a su despacho, donde estaba él escribiendo; levantó la vista hacia mí con atención y vino a saludarme. Yo le dije que, conocedor de su gigantesca obra, no me hubiese ido contento a mi país sin haber estrechado su mano"  Diario Infobae

La izquierda argentina a su vez, en total decadencia, sin haber logrado absolutamente nada en el país durante tantos años en que el peronismo ganó la mayor parte de la masa de trabajadores, quienes se tuvieron que contentar con apenas meter un diputado en el congreso de la Nación, quienes a la vez arrastrados por la pobreza de un peronismo triste e ineficaz, sostenidos por planes sociales terminan siendo funcionales a esa agrupación cuando tiempo atrás eran absolutamente opuestos.

En otros tiempos los militantes de izquierda se introducían en fábricas para amotinar a los trabajadores de grandes empresas incitándolos al paro y a la proclama, en cambio hoy sólo se contentan con blandir trapos con insignias y pedir aumento de planes sociales. 

Carlos Polleé

 


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (851 noticias)
Visitas:
93
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.