Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosneu escriba una noticia?

El tercero que siempre está presente

22/10/2012 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Siempre que estoy hablando con alguien, como ya dije en una entrada anterior, se hace referencia a un tercero en algún momento inevitablemente, sea alguien importante en nuestra vida o sea un desconocido que nos dijo algo en la calle.

Ahora, el asunto se complejiza cuando ese tercero comienza a ser parte de nuestro ser y deja su impronta en nosotros de una manera constante o regular y negativa. No lo había notado antes, pero siempre hay un tercero presente, aunque sea hipotético hacia el cual sin darnos cuenta tendemos o nos volcamos. Voy a dar varios ejemplos.

  • Las personas que buscan desesperadamente enamorarse, dejar de estar solas o saciar su libido por medio del sexo. Uno a veces les puede preguntar si sienten el deseo de estar o conocer a alguien específico, con nombre y apellido o algo así, y pueden contestar tranquilamente que no, inclusive pueden llegar a contestar "no sé, quien sea" o "nadie en particular". Esto es porque tenemos algo que yo denomino "afectos difusos", que sostengo que son inherentes a nuestra naturaleza y que son producidos por nosotros mismos y no precisamente por algún disparador externo. Son ganas que tenemos de ciertas cosas sin que haya un tercero específico que lo satisfaga, siendo sensaciones o necesidades muy generales o vagas.
  • El estar vestidos: Si bien mucha gente puede decir "yo no me visto para nadie, me visto para mí nomás" o "yo no busco llamar la atención por la calle o algo así" en realidad sí están considerando un tercero, puesto que por algo se visten o arreglan de tal manera para salir y no para andar en su casa. Si bien es totalmente aceptable y creíble eso de "no busco que alguien me mire", uno sabe y tiene conciencia que va a ser observado por al menos media docena de personas si sale a la esquina. Además, ¿por qué estar vestidos o arreglados siguiendo nuestro criterio de "bien vestido" o "presentable"? Eso es porque estamos emulando la vista de un tercero, nos miramos al espejo, y no sé si se dieron cuenta, pero podemos ver exactamente lo que uno de afuera ve. Por tanto, el tercero estaría al menos como hipotético o como una proyección o emulación nuestra.
  • Gente que está acomplejada: todos tenemos complejos o cuestiones que son constantes o más bien circunstanciales. Es decir, tenemos ya sea rasgos que son propios o maneras de comportarnos ante ciertos estímulos pasajeros de una manera tal que se nos complica todo o nos enloquecemos. Ejemplo: una chica que se cree fea o desagradable. ¿Eso lo cree ella misma porque se le ocurrió a ella eso? ¿O es porque alguien la marcó con una burla o un comentario al menos una vez? Otro ejemplo. Alguien que se siente inferior a los demás. ¿Se siente inferior porque sí o porque realmente hay algo de ciertos terceros que percibió o interpretó como genial o "superior" que él no posee? En otras palabras: en los complejos básicamente siempre está presente el jucio, opinión o marca de un tercero, sea cercano o no, como pueden ser un padre muy exigente, amigos que no paran de hacer bromas, comentarios sobre la estética de uno, personas que no tienen paciencia, alguien que no nos dio una oportunidad para probarnos, etc.
  • Al exhibir nuestros dibujos, palabras, sentimientos, pensamientos, nuestros atributos físicos o lo que sea - séamos artistas plásticos de primera o un salame posteando en Facebook porque tenía ganas - uno no está hablando como un esquizofrénico solo, sino que sabe muy bien que puede haber alguien que atestigüe aquella manifestación o marca de nuestro mundo interior que plasmamos ahí afuera. No nos ponemos a repetir en voz alta nuestros pensamientos o sentimientos si ya los sabemos (salvo que estemos estudiando o estemos haciendo terapia o algo así): estamos expresando hacia afuera algo, y muchas veces es bastante catártico el simple hecho de que alguien nos escuche, lea y/o contenga, hecho donde no siempre está presente el "oh, ¡quería que VOS me escucharas! ¡Gracias!". Muchas veces uno puede escuchar el "necesitaba que ALGUIEN me escuchara", "tenía que largarlo para afuera", "no podía guardármelo para mí solo/a". Inclusive mucha gente siente como repugnante la idea de pasársela hablando siempre con ella misma o de repetirse una y otra vez cosas hasta el hartazgo que ya sabe o conoce, y eso es porque se necesita de un tercero que al menos presencie o sepa lo que nos pasa, le importe o no.
  • Casos más evidentes son las personas exhibicionistas o los posers, que su única meta es exhibirse y obtener algún placer del tipo que sea mostrándose o desnudándose ante el otro de alguna forma. No buscan la atención de un ser humano en particular, sino de una masa amorfa y anónima, importándole la cantidad y no la cualidad de la misma. Esto se ve en la cantidad de Me gusta en los Facebook, en la cantidad de retweeteos, de la cantidad de aplausos que uno espera al hacer algo, del número de gente que habla bien o simpatiza con uno, etc. etc. etc.
Por estas cosas también posiblemente nos gusta saber o creer que "alguien" está pensando en nosotros, que alguna "persona" especial puede aparecer en nuestra vida, y el porqué nos gusta escuchar nuestro nombre de una boca ajena, o porqué nos gusta que nos reafirmen ciertos dichos, posturas, creencias o conductas nuestras. El apoyo, el cariño, el contacto, la comunicación y demás están directamente relacionados con una realidad donde hay terceros que necesitamos que nos confirmen quiénes somos, que muchas veces inclusive nos sirvan de espejo o que nos recuerden que somos, que estamos, que podemos afectar, que podemos influir o inclusive dejar nuestra marca o recuerdo.

Como Schopenhauer dijo: "¿Se sentiría halagado un músico por los aplausos de una audiencia que supiera que casi todos estaban sordos?"

En fin, esta reflexión es la que me estaba insistiendo para ser publicada y que me empezó a acosar mientras estudiaba. Espero que uds., estimados terceros, hayan disfrutado esto que compartí con uds. ¡Saludos, masa amorfa y anónima! :)


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosneu (82 noticias)
Fuente:
itinerariodepensamientos.blogspot.com
Visitas:
991
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.