Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosneu escriba una noticia?

Querellas y disputas

02/12/2012 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Varias veces ya escribí que a las personas nos gusta complicarnos las cosas cada tanto en lo referido a los demás. Inclusive pareciera que muchos no podemos estar en un período de paz y tranquilidad con todos los que conocemos y/o nos relacionamos porque o metemos la pata o nos pasamos de bocones. El conflicto es algo que siempre está al acecho y muchas veces cruzamos una raya que es bastante difícil de reconocer.

Supongo que todos hemos tenido riñas, peleas, discusiones, golpes o toda una escena con al menos una persona con la que nos relacionemos (sea alguien que no soportamos, sea alguien a quien queremos bastante), pero eso no siempre desgasta una relación o hace que tengamos una aversión al otro: muchas veces hacemos catarsis y hasta conocemos más lo que el otro siente y piensa.

Los quilombos básicamente empiezan cuando dos personas opinan distinto, o peor: totalmente opuesto. Hay ciertos temas que evitamos tocar con ciertas personas porque sabemos bastante bien que si decimos lo que pensamos o sentimos se pudre todo: fanatismo religioso, sexismo, ciertos tipos de chistes, opiniones en lo concerniente a lo moral, formas de ver el mundo, etc. Somos adultos, así que supongo que esa es la manera en que empiezan los problemas, no porque alguien venga aleatoriamente y te meta un puñetazo y uno de reflejo se lo devuelva como si fuéramos infantes .

Muchas personas tienen lengua bastante afilada a la hora de defenderse cuando se sienten ofendidas y/o amenazadas, otras empiezan a brotarse diciendo cosas random y sin sentido - pareciendo más una persona poseída hablando en otro idioma que alguien cuerdo - y otras simplemente prefieren estar de acuerdo con la última opinión para evitar problemas. Esto, obviamente, tiene mucho que ver con las necesidades de uno, la situación, el tema a discutir, nuestro carácter, nuestro temperamento, nuestras formas de descargarnos, de expresarnos o hasta de razonar, así que hay de todo.

En realidad no es necesario pensar en un campo de batalla con balaceras y explosiones de fondo para imaginar conflictos o "guerras" entre personas, porque tranquilamente en nuestra vida la mayoría de nosotros podemos reconocer que tenemos ciertas fricciones o roces con ciertas personas y preferimos no meter el dedo en la llaga diciendo o haciendo algo. ¿Cuántos de nosotros tenemos que hacerle la vista gorda a la conducta de alguien? ¿Cuántos tenemos que tragarnos palabras para no fomentar el conflicto cuando el otro se tara? ¿Cuántos tenemos que respirar hondo o controlar nuestros impulsos o emociones violentas cuando nos sacan la paciencia? La verdad que creo que todos hacemos eso, salvo que haya gente que cree que aplicar sus nudillos contra el otro repetidas veces sin pensar en las consecuencias sea una solución súper útil y a largo plazo...

También puedo agregar que con ciertas personas tenemos que evitar hablar a toda costa ciertos temas o hacer referencias (hasta en chiste) sobre algunas cosas: maltrato animal, chistes de humor negro, comentarios o posturas feministas o machistas, preferencias políticas o críticas a las religiones, etc. Podemos tener una amistad o un vínculo genial con una persona, pero cuando le tocamos ciertos temas (como dije en una entrada una vez): booom, se pudre todo y la persona se brota, y el problema es que cuando nos taramos se nos activa el modo cavernícola y comenzamos a tirar golpes para todos lados, y si nos intentan calmar o controlar es peor, porque desatamos a la bestia que tiene que estirarse un rato para distenderse.

Las personas que más pueden ser propensas a esto son las criticonas, que hieren sensibilidades por todos lados, los impulsivos, que básicamente son imbéciles que no pueden elaborar su tensión sin ir a romper o golpear algo (o a alguien), aunque también la ligan las personas independientes, originales, excéntricas, creativas o que van contra lo común, justamente por no encajar en lo que la mayoría hace, cree o siente.

Pero, ¿podemos evitar el quilombo con todos? No, porque hay gente que se siente aludida de cualquier cosa, otras que no saben respirar hondo y contar hasta diez, y otras que justamente buscan provocar y confrontar porque no tienen nada más que hacer o porque evidentemente tienen rasgos psicopáticos. Básicamente esa es la gente "buscarroña", "bardera", "provocadora", "soberbia" o "sobradora". Tampoco podemos evitar tener situaciones incómodas con otros porque no todos tenemos las mismas formas de ver el mundo y de experimentarlo, y que alguien nos venga a plantear algo distinto u opuesto básicamente ofende, porque nos están diciendo indirectamente muchas veces o que estamos equivocados, o que nuestras creencias no son verdad absoluta.

Por otro lado también están las treguas: por conveniencia las personas con diferencias (a veces irreconciliables) hacen un pacto que puede ser tanto explícito como implícito de evitar tocar ciertos asuntos y esquivar riñas para una situación en común, que puede ser desde un lugar en el que les toque convivir hasta una situación donde ambos necesiten la ayuda del otro. En la tregua todos se creen que las cosas están bien, pero en realidad es puramente un "alto el fuego", es un "por ahora paremos", nada más. Esto se ve miles de veces en pelis, series, libros y hasta en la vida real, donde dos "enemigos unen fuerzas" y hasta inclusive "trabajan en equipo" para una meta en común. La verdad, si bien este es un fenómeno común, me sigue sorprendiendo mucho de ya recordarlo o pensarlo por un rato.

Otra cosa que también complica las relaciones entre personas es que muchos tenemos la tendencia (nuevamente hablando en términos bélicos) de considerar como "enemigo" o "amenaza" a una persona que tuvo problemas con un "aliado" nuestro - sea un conocido o un amigo - y tendemos a tener mala predisposición con ella o al menos mirarla mal de lejos. Además, algo que sucede en esta particular situación, es que la persona "aliada" podría llegar a molestarse o desconfiar de nosotros si ve que tenemos un trato amable y/o asiduo con la otra, razonando de manera simple que podemos traicionarla o que no tenemos juicio o criterio para distinguir gente "buena" y "mala". Dependerá de cada caso obviamente si uno puede aceptar y tolerar que hay personas que intentan ser neutras y que inclusive se relacionan con personas que no soportamos o que no queremos.

Ahora, ¿todos nos reconciliamos y nos unimos más después de una pelea? Respuesta: no. Hay peleas que llevan a diferencias irreconciliables, donde uno ya no puede ver al otro de la misma manera, lo cual obviamente influye en los sentimientos o actitudes que tenga para con esa persona, y muchas veces no queda otra que alejarnos de ese ser humano, al menos hasta que se disculpe por lo que hizo, o al menos hasta que madure. Esto es lo más lamentable que hay pero sucede muchísimas veces...

Cooonclusión: Los quilombos entre personas pasan seguido, y suscitan desde treguas hasta enfrentamientos constantes que suponen alejarte del otro, como también así evitar hablar de ciertos temas o aprender a controlar nuestros impulsos o emociones violentas...


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosneu (82 noticias)
Fuente:
itinerariodepensamientos.blogspot.com
Visitas:
1231
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.