Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

10 puntos de una estrategia libertaria

8
- +
12/09/2021 05:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimageimageEste es un extracto de una conferencia de Hans-Hermann Hoppe titulada "El libertarismo y la «derecha alternativa»", que tuvo lugar en el año 2017 en la reunión anual de la Property and Freedom Society. 1.

Detener la inmigración masiva. Las oleadas de inmigrantes que actualmente inundan el mundo occidental lo han agobiado con hordas de parásitos de la asistencia social, han traído terroristas, aumentado el crimen, llevado a la proliferación de áreas prohibidas y han resultado en incontables "malos vecinos" que, basados ??en su educación ajena, cultura y tradiciones, carecen de cualquier comprensión y apreciación de la libertad y se convertirán en simpatizantes imbéciles del estatismo de la asistencia social en el futuro.

Nadie está en contra de la inmigración y los inmigrantes per se. Pero la inmigración debe ser solo por invitación. Todos los inmigrantes deben ser personas productivas y, por lo tanto, deben ser excluidos de todos los pagos de asistencia social. Para garantizar esto, ellos o la parte que los invita deben establecer un vínculo con la comunidad en la que deben establecerse, y que se perderá y conducirá a la deportación del inmigrante en caso de que alguna vez se convierta en una carga pública. Además, cada inmigrante, parte invitada o empleador no solo debe pagar por el mantenimiento o el salario del inmigrante, sino que también debe pagar a la comunidad residencial por el desgaste adicional de sus instalaciones públicas asociado con la presencia del inmigrante, para evitar la socialización de todos los costos incurridos con su instalación. Además, incluso antes de su admisión, todos los inmigrantes potenciales deben ser examinados y probados no sólo por su productividad, sino también por su afinidad cultural (o "buena vecindad"), con el resultado empíricamente predecible de mayormente, aunque de ninguna manera exclusivamente, inmigrantes candidatos blancos y occidentales. Y cualquier comunista o socialista conocido, de cualquier color, denominación o país de origen, debe ser excluido de un asentamiento permanente, a menos que la comunidad donde el potencial inmigrante quiere establecerse sancione oficialmente el robo de la propiedad de sus residentes por parte de nuevos extranjeros que llegan, lo cual no es muy probable por decir lo menos (incluso dentro de las comunas "commie" ya existentes).

(Un breve mensaje a todos los libertarios liberallala y libertarios de fronteras abiertas, que seguramente etiquetarán esto de, lo adivinaron, "fascista": en un orden libertario totalmente privatizado no existe el derecho a la libre inmigración. La propiedad privada implica fronteras y el derecho del propietario a excluir a voluntad. Y la "propiedad pública" también tiene fronteras: es propiedad de los contribuyentes nacionales y definitivamente no es propiedad de extranjeros. Y si bien es cierto que el Estado es un organización criminal y que confiarle la tarea del control fronterizo inevitablemente resultará en numerosas injusticias tanto para los residentes nacionales como para los extranjeros, también es cierto que el Estado también hace algo cuando decide no hacer nada respecto del control fronterizo y que, bajo las circunstancias actuales, sin hacer nada en este sentido, llevarán a injusticias aún más graves, en particular hacia la ciudadanía nacional).

2.

Dejar de atacar, matar y bombardear personas en países extranjeros. Una causa principal, aunque de ninguna manera la única, para la actual invasión de países occidentales por hordas de inmigrantes extranjeros, son las guerras iniciadas y conducidas en el Medio Oriente y en otros lugares por las élites gobernantes de Estados Unidos y sus subordinados títeres occidentales. Además, los ataques terroristas aparentemente "normales" y omnipresentes en nombre del Islam en todo el mundo occidental son en gran medida la "respuesta" de estas guerras y el consiguiente caos en todo el Medio Oriente y África del Norte. No se debería titubear en llamar a estos gobernantes occidentales por lo que son: asesinos o accesorios para el asesinato masivo. Debemos exigir, y gritar en voz alta en cambio, una política exterior de estricto no intervencionismo. Abandonar todas las organizaciones internacionales y supranacionales como la ONU, la OTAN y la UE que intrincan a un país en los asuntos internos de otro. Detener todas las ayudas de gobierno a gobierno y prohibir todas las ventas de armas a Estados extranjeros. Que sea ¡América Primero!, ¡Inglaterra Primero!, ¡Alemania Primero!, ¡Italia Primero!, y así sucesivamente, es decir, cada país comerciando entre sí y nadie interfiriendo en los asuntos internos de nadie.

3.

Dejar de financiar a las élites gobernantes y sus guardaespaldas intelectuales. Exponer y difundir ampliamente los lujosos sueldos, beneficios, pensiones, acuerdos, sobornos y fondos recibidos por las élites gobernantes: por los altos cargos del gobierno y las burocracias gubernamentales, de los tribunales supremos, bancos centrales, servicios secretos y agencias de espionaje, por políticos, parlamentarios, líderes de partidos, asesores políticos y consultores, por capitalistas de compinches, "edúcratas públicos", presidentes universitarios, rectores y "estrellas" académicas. Llevar a casa el punto de que toda su brillante gloria y lujo está financiado por dinero extorsionado de los contribuyentes y, en consecuencia, instar a que se reduzcan todos los impuestos: impuestos sobre la renta, impuestos a la propiedad, impuestos a las ventas, impuestos a la herencia, etcétera, etcétera.

4.

Terminar con la FED y todos los bancos centrales. La segunda fuente de financiamiento para las élites gobernantes, además, el dinero extorsionado al público en forma de impuestos, proviene de los bancos centrales. Los bancos centrales pueden crear papel moneda de la nada. Esto reduce el poder adquisitivo del dinero y destruye los ahorros de las personas promedio. No hace y no puede enriquecer a la sociedad como un todo, pero redistribuye los ingresos y la riqueza dentro de la sociedad. Los receptores más antiguos del dinero recién creado, es decir, las élites gobernantes, se vuelven más ricas y los receptores últimos, es decir, el ciudadano promedio, se vuelve más pobre. La manipulación de las tasas de interés del banco central es la causa de los ciclos de auge y caída. El banco central permite la acumulación de una "deuda pública" cada vez mayor que se desplaza como una carga para los contribuyentes futuros desconocidos o simplemente se infla más. Y como facilitador de la deuda pública, los bancos centrales también son los facilitadores de las guerras. Esta monstruosidad debe terminar y ser reemplazada por un sistema de banca libre y competitiva construida sobre la base de un dinero genuino como el oro o la plata.

5.

Abolir todas las leyes y reglamentos de "acción afirmativa" y "no discriminación". Todos esos edictos son flagrantes violaciones del principio de la igualdad ante la ley que, al menos en Occidente, se deduce intuitivamente y se reconoce como un principio fundamental de la justicia. Como propietarios privados, las personas deben ser libres de asociarse o desvincularse con otros: incluir o excluir, integrar o segregar, unirse o separarse, unificar e incorporar o desunir, salir y separarse. Cerrar todos los departamentos universitarios para estudios sobre negros, latinos, mujeres, género, queer, etc., etc., por ser incompatibles con la ciencia y descartar sus profesores como impostores intelectuales o sinvergüenzas. Asimismo, exigir que todos los comisarios de la acción afirmativa, funcionarios de diversidad y recursos humanos, desde las universidades hasta las escuelas y jardines de infantes, sean expulsados ??a la calle y obligados a aprender algún oficio útil.

6.

APlastar a la mafia "antifascista". La transvaloración de todos los valores en todo Occidente: la invención de cada vez más "grupos de víctimas", la difusión de los programas de "acción afirmativa" y la promoción implacable de la "corrección política" han llevado al surgimiento de una mafia "antifascista" tácitamente apoyada e indirectamente financiada por las élites gobernantes. Esta autodenominada mafia de "guerreros de la justicia social" ha asumido la tarea de intensificar la lucha contra el "privilegio blanco" a través de actos deliberados de terror dirigidos contra cualquiera y cualquier cosa considerada "racista", "de derecha", "fascista", "reaccionario", " incorregible" o "no reconstruido". Tales "enemigos del progreso" son agredidos físicamente por la mafia "antifascista", sus autos son incendiados, sus propiedades vandalizadas, y sus empleadores amenazados con despedirlos y arruinar sus carreras, todo el tiempo la policía tiene el mandato de "retirarse" y no investigar los crímenes cometidos o procesar y castigar a los criminales. En vista de esta indignación, se debe despertar la ira del público y debe haber clamores, en todas partes, para que la policía se desate y esta mafia sea golpeada hasta la sumisión.

(La consulta hacia los libertarios liberallala y los Estúpidos por la Libertad, quienes seguramente objetarán esta demanda sobre la base de que a la policía solicitada para aplastar a la mafia "antifascista" sea la policía estatal: ¿También objeta usted, por los mismos motivos, que la policía arreste asesinos o violadores? ¿No son estas tareas legítimas ejecutadas también en cualquier orden libertario por la policía privada? Y si la policía no debe hacer nada con esta mafia, ¿no está bien entonces que el objetivo de sus ataques, la "derecha racista", debiera asumir la tarea de dar a los "guerreros de la justicia social" una nariz ensangrentada?).

7.

APlastar a los delincuentes callejeros y las pandillas. Al prescindir del principio de la igualdad ante la ley y otorgar todo tipo de privilegios grupales (excepto al único grupo de cristianos blancos casados ??y sus familias), las élites gobernantes también han prescindido del principio de la igualdad de castigo por la igualdad de los delitos. Algunos grupos favorecidos por el Estado reciben un castigo más leve por el mismo delito que otros, y algunos grupos especialmente favorecidos simplemente se dejan enloquecer y prácticamente quedan impunes, lo que de hecho promueve efectivamente el crimen. Además, se ha permitido que las áreas prohibidas se desarrollen donde esencialmente ha dejado de existir algún esfuerzo para hacer cumplir la ley y donde los matones violentos y las pandillas callejeras se han hecho cargo. En vista de esto, el furor público debe ser provocado y debe exigirse inconfundiblemente que la policía tome medidas duras contra cualquier ladrón, atracador, violador y asesino, y elimine sin piedad todas las áreas prohibidas actuales de violentas pandillas. Huelga decir que esta política debe ser daltónica, pero si sucede, como de hecho lo hace, que la mayoría de los delincuentes callejeros o miembros de pandillas son hombres jóvenes negros o latinos o, en Europa, jóvenes varones inmigrantes de África, Medio Oriente, los Balcanes o Europa del Este, entonces que así sea y ese espécimen humano debería ser el que más prominentemente sangre la nariz. Y tampoco hace falta decir que para defenderse contra el crimen, ya sea un crimen callejero ordinario o actos de terrorismo, todas las prohibiciones contra la propiedad de armas por parte de ciudadanos honestos deberían ser abolidas.

8.

Deshacerse de todos los parásitos y vagos de la asistencia social. Para cimentar su propia posición, la clase dominante ha puesto a la clase baja en el subsidio y, por lo tanto, la ha convertido en la fuente más confiable de apoyo público. Supuestamente para ayudar a la gente a levantarse y ascender de la clase baja para convertirse en actores que se sostienen a sí mismos, el efecto real ?y realmente previsto? de la llamada "política social" del Estado es exactamente lo contrario. Ha vuelto el estatus de subclase de una persona más permanente y hecho que la clase baja crezca constantemente (y con esto también la cantidad de asistentes sociales y terapeutas financiados con impuestos asignados para "ayudar y asistir"). Porque, de acuerdo con la ley económica inexorable, cada subvención otorgada a causa de una supuesta necesidad o deficiencia produce más, no menos, del problema que se supone que debe aliviar o eliminar. Por lo tanto, la causa raíz del estado de clase inferior de una persona: su bajo control de impulso y alta preferencia temporal, es decir, su deseo incontrolado de gratificación inmediata y las diversas manifestaciones asociadas a esta causa, como el desempleo, la pobreza, el alcoholismo, el abuso de drogas, la violencia, el divorcio, los hogares encabezados por mujeres, los nacimientos fuera del matrimonio, los acompañantes masculinos rotativos, el abuso infantil, la negligencia y la delincuencia menor, no se alivian ni se eliminan, sino que se fortalecen y promueven sistemáticamente. En lugar de continuar y expandir este desastre social cada vez más antiestético, entonces, debe ser abolido y se debe exigir en voz alta que uno tenga en cuenta la exhortación bíblica de que el que puede, pero no trabaja, tampoco debe comer, y que el que realmente no puede trabajar, debido a deficiencias mentales o físicas severas, será atendido por la familia, la comunidad y la caridad voluntaria.

9.

SAcar al Estado de la educación. La mayoría, si no todas, las patologías sociales que plagan al Occidente contemporáneo tienen su raíz común en la institución de la "educación pública". Cuando se tomaron los primeros pasos, hace más de dos siglos, en Prusia, para suplementar y finalmente reemplazar un antiguo sistema completamente privado de educación con un sistema universal de "educación pública" obligatoria, el tiempo pasado en las escuelas estatales en la mayoría de los casos no excedía los cuatro años. Hoy, en todo el mundo occidental, el tiempo que se pasa en instituciones de "educación pública" es, como mínimo, de unos diez años, y en muchos casos, y cada vez más, de veinte o incluso treinta años. Es decir, una gran parte o incluso la mayor parte del tiempo durante el periodo más formativo de la vida de una persona se gasta en instituciones financiadas por el Estado y supervisadas por el Estado, cuyo propósito principal desde el principio no fue criar a un público ilustrado, sino entrenar a "buenos soldados" y "buenos servidores públicos": no independientes ni maduros o "mündige Bürger", sino "Staats-Bürger" subordinados y serviles. ¿El resultado? El adoctrinamiento ha funcionado: cuanto más tiempo pasa una persona dentro del sistema de educación pública, más se compromete con las ideas igualitarias de izquierda y se ha tragado e interiorizado de todo corazón la doctrina oficial y la agenda de "corrección política". De hecho, especialmente entre los maestros y profesores de ciencias sociales, las personas que no se cuentan a sí mismas como parte de la izquierda prácticamente han dejado de existir. En consecuencia, se debe exigir que el control de las escuelas y universidades se aleje del Estado central y, en un primer momento, se devuelva a las autoridades regionales o mejor aún locales y localmente financiadas, y en última instancia se privatice completamente, a fin de reemplazar un sistema de uniformidad y conformidad obligatorias con un sistema de educación descentralizada que refleja la variación natural, la multiplicidad y la diversidad de los talentos e intereses humanos.

10.

No depositar tu confianza en la política o los partidos políticos. Así como no se puede esperar que la academia y el mundo académico jueguen un papel significativo en una estrategia libertaria para el cambio social, como con la política y los partidos políticos; después de todo, el objetivo último del libertarismo es poner fin a toda la política, y someter todas las relaciones interpersonales y conflictos a los procedimientos del derecho privado y civil. Sin duda, bajo las condiciones actuales, totalmente politizadas, una participación en la política y en la política de los partidos no se puede evitar por completo. Sin embargo, en cualquier implicación de este tipo uno debe ser muy consciente y protegerse contra la influencia corruptora del poder y el atractivo del dinero y las ventajas que conlleva. Y para minimizar este riesgo y tentación, es aconsejable concentrar los esfuerzos en el nivel de la política regional y local en lugar de la nacional, y promover una agenda radical de descentralización: de anulación y separación pacífica, segregación y secesión. Lo más importante, sin embargo, es que debemos prestar atención al lema de vida de Ludwig von Mises: no ceder ante el mal, sino avanzar cada vez más audazmente contra él. Es decir, debemos hablar donde sea y cuando sea, ya sea en reuniones formales o informales, contra cualquiera que nos enfrente con este tipo de tonterías "políticamente correctas" e izquierdistas igualitarias e inequívocamente decir: "No. Diablos, no. Debe estar bromeando". Mientras tanto, dado el control mental casi completo ejercido por las élites gobernantes, el mundo académico y los principales medios de comunicación, ya se requiere una buena dosis de coraje para hacerlo. Pero si no somos lo suficientemente valientes como para hacerlo ahora y, por lo tanto, establecer un ejemplo para que otros lo sigan, las cuestiones serán cada vez peores y más peligrosas en el futuro, y nosotros, la civilización occidental y las ideas occidentales de libertad y la libertad serán aniquiladas y desaparecerán.

Revisado y corregido por Oscar Eduardo Grau Rotela. El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2333 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
84
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.