×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
46
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    35.189
  • Publicadas
    13
  • Puntos
    62
Veces compartidas
15
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 2d

Una experiencia, en primera persona, de la edición y venta literaria actual

Sabemos que está escribiendo la continuación de ‘Wilde Encadenado’, una novela prologada por el célebre Luis Antonio de Villena en la que el gran Óscar Wilde vuelve a la vida (literaria, se entiende); en una intriga trepidante, muy bien escrita, por José Carlos Bermejo (josecarlosbermejo.com), y que está  triunfando, con natural discreción, en el difícil mundo editorial de nuestros días.

También sabemos que a pesar de tener la posibilidad de publicar con una editorial, decidió no hacerlo. Entrevistamos a José Carlos Bermejo: conocemos cómo llegó a su novela, una intriga, de esas que enganchan y compartimos su experiencia, plagada de consejos para los nuevos escritores. No se lo pierdan…

Pregunta: He leído en su web cuestiones interesantes, pero hay una que me gustaría destacar por fundamental, y que va a interesar a los nuevos escritores y escritoras. Respóndalos: ¿Cómo hace llegar un nuevo escritor su trabajo a los lectores?

José Carlos Bermejo: En teoría, de eso se debe encargar el editor o la editorial que te contrate. Como cualquier producto, una novela para que sea conocida, debe tener vías para llegar al público. Lo que no es fácil, aún contando con un gran sello editorial detrás. Pero hay otras salidas. Ha habido grandes escritores que comenzaron autopublicándose. Uno de los más famosos quizá sea Neruda que para publicar “Crepusculario” tuvo que vender sus escasas pertenencias: sus muebles, un reloj regalo de su padre y su traje negro “de poeta”, así lo contó. Lógicamente, eran otros tiempos y ahora, aunque no es sencillo, es posible aprovechar no solo los recursos que Internet nos ofrece. Y hacer de la autopublicación un sin fin de posibilidades.

 

“El escritor debe ser un ‘hombre orquesta’: editor, corrector de sí mismo, publicista, comercial, relaciones públicas…”

P: Sobre este respecto, leemos en su blog que se autopublicó aunque pudo publicar su primera novela con un sello editorial ‘mediano’, ¿por qué lo hizo?

JCB: Wilde Encadenado se pudo publicar en una editorial, sí. Como expliqué las causas que llevaron a no firmar el contrato cuando estaba a punto de imprimirse sobre el papel fueron diversas. La principal, la falta de confianza y la falta de un compromiso real por parte del editor. Aunque cueste creerlo. Llegué a ese sello a través de un amigo, director de cine que ha publicado bastantes libros con ellos. Es la única manera de que te hagan caso las editoriales cuando eres un escritor desconocido: los contactos. Y, en este punto, me gusta recordar que todos, absolutamente todos los escritores, desde Cervantes a Bukowski, en algún momento fueron desconocidos.

P: ¿Un compromiso real por parte de la editorial?, ¿podría explicarnos?

JCB: Sí, la editorial ofrecía una tirada muy pequeña. Apenas 500 ejemplares. Y un margen del 5% de las ventas. Pero la promoción debía correr por mi cuenta. Hasta la presentación debía prepararla sin contar con ellos. “¿Cuánta gente llevarás a la presentación?”, me preguntó el ‘editor’. “No sé”, le respondí: “¿Y tú?”. Hubo un silencio prolongado. Estaba claro que ninguno.

Llegó un punto en que me dije: ¿qué me ofrece la editorial, y este editor, realmente? Parece una simple imprenta. Menos mal que no cobraban, como otras, que desaconsejo desde este instante. Mi ‘contacto’ publica allí por el ‘prestigio’ del sello, pero en realidad –y lo sabe–, es un esclavo del editor que arriesga, pero que cuando gana, gana de verdad. El escritor a su servicio gana, pero nunca lo suficiente como para pagar una cuarta parte de las facturas y vivir de su trabajo. Conozco otros autores que cobran 1 euro por libro vendido en las editoriales de mayor presencia en los grandes almacenes. Eso sí, te ofrecen un adelanto de 3000 euros. En cualquier caso, las cuentas no salen, sobre todo para el escritor. Para mi, la escritura es una profesión y si tengo que convertirme en editor, lo hago. Finalmente, he trasmutado en un discreto ‘hombre orquesta’: editor, maquetador, diseñador de portadas, corrector de mí mismo, publicista, comercial, relaciones públicas… Pero soy feliz porque controlo todo el proceso, hago lo que quiero dentro de mis posibilidades, pero cada pequeño triunfo va más allá de la simple recompensa por la escritura, que es el verdadero regalo. Eso sí, vender libros produce una satisfacción enorme, sobre todo para tus acreedores; y poder dedicarlos, de puño y letra a los lectores, está entre las mejores experiencias que puede experimentar un escritor.

 

“absolutamente, todos los escritores en algún momento fueron desconocidos”.

 

P: Antes decía que es posible aprovechar no solo los recursos que Internet nos ofrece. ¿A qué recursos se refiere?

“Es más fácil que consumamos productos totalmente elaborados, convenientemente envasados en plástico. Desde la comida hasta la cultura”

JCB: Aquí entra la imaginación y el trabajo inteligente del escritor, que debe saber encuadrar dónde está el lector adecuado esperando descubrir y disfrutar su obra. Hay que concentrar el esfuerzo y ser el mejor comercial de uno mismo. Eso sí, con sentido práctico. Por ejemplo, que te escriba el prólogo de tu obra alguien que encaje en el concepto de la misma y cuya opinión sea respetada por su talento; o acudir a los lugares donde están los lectores, por supuesto. Para mi, las Ferias del Libro han sido el verdadero revulsivo para entender que todo lo que hago tiene sentido. Esos logros los consigo yo, no el editor que debería tener. O no.

 

P: Hablando del prólogo de Wilde Encadenado… Nada menos que escrito por Luis Antonio de Villena…

JCB: A Luis Antonio de Villena nunca podré estarle más agradecido. Es uno de esos regalos providenciales que comienzan a perfilar la forma de todo tu esfuerzo. He de decir que no nos conocíamos de nada. Presuponía que una novela en la que uno de sus protagonistas fuese Óscar Wilde, sería de su interés porque no hay escritor español más wildeano que él. Quizá no debería decirlo, pero le escribí proponiéndole escribir el prólogo, leyó el manuscrito y ahí está. No imaginaba a nadie mejor para enmarcar el trasfondo de la historia. A eso me refiero con otros recursos e ideas. El escritor, novel o no, debe tener una mirada amplia sobre su obra y sobre cómo explicársela al mundo.

 “Un escritor siempre debe intentar crear con las palabras paisajes excitantes, del tipo que sean, incluso sexuales”.

 

P: Es un hecho que cada vez lee menos gente. ¿Qué cree que está pasando?

JCB: Uno tiene la impresión de que haya más escritores que lectores. No creo que eso sea bueno, ni malo. Cada cual debe hacer lo que le place. Pero el análisis de los datos nos dice que se publican muchos libros, y que pocos son los que tienen elevadas cifras de venta. Suficientes como para sobrevivir. Leer es un placer si lo que lees te embauca. Normalmente, casi ningún lector encuentra a su auténtico escritor. Y esa sí que es una pequeña tragedia. Un ejemplo: a los alumnos de los institutos no solo no les hacen amar la literatura, les ayudan a aborrecerla. Obliga a leer a un adolescente, ya verás lo que hace. Y oblígales a leer el lenguaje del siglo XVII o XIX. Ya verás lo que pasa. Si lo que se proponen es que los jóvenes no lean, no se me ocurre mejor estrategia. La escuela y la vida siguen igual de separadas que en mis tiempos de estudiante. En la segunda parte de Wilde Encadenado he indagado sobre este asunto. Hay nuevos personajes, como O´Hara que hará las delicias de aquellos que piensan que hay otras formas de enseñar y motivar. Estoy enamorado de O´Hara, un personaje que ha surgido como impulsado de la nada.

 

P: Por lo que tengo entendido, la segunda parte de Wilde Encadenado es una intriga romántico-erótica. ¿Es así?

JCB: Sí, así es. Con la continuación de Wilde Encadenado he tratado de adentrarme por otros caminos. Siempre para que el lector sea cómplice de la trama y de los personajes. Que se entretengan más y mejor que con cualquier serie de TV facilona. Que abundan. En esta segunda parte habrá sensualidad, sexo, intriga.  Un escritor siempre debe intentar crear con las palabras paisajes excitantes, del tipo que sean, incluso sexuales.

“Es más fácil que consumamos productos totalmente elaborados, convenientemente envasados en plástico. Desde la comida hasta la cultura”.

 

P: Para despedirnos: ¿Algún consejo final para los escritores vocacionales que nos están leyendo?

JCB: Optimismo y fuerza, trabajo y disfrute. Eso parece lógico. Luego, además de todo lo que he dicho, que no se queden esperando. Que busquen recursos utilizando su imaginación. Para eso son escritores. Que escriban su vida de escritor en la realidad, más allá del papel o la pantalla. 

 

Sobre la literatura actual

 

P: Y, por último, una pregunta ‘sencilla’ rescatando una anterior: ¿Por qué ya no leemos?

JCB: Ya no leemos esencialmente porque el ser humano de hoy es excesivamente cómodo. ¿Para qué leer si tengo que hacer un esfuerzo? Es más sencillo ver en el móvil, tablet o televisión la historia que, en realidad, todos seguimos esperando. Necesitamos vivir vidas ajenas y apasionantes: épicas, de terror, de amor… Eso no cambia. Antes se leía más porque el papel no tenía competencia. Ahora compite con el pixel. Y es tan fácil ver cine, series…

En cualquier caso, esta pereza se extiende sobre nosotros de forma infalible: Es más fácil que consumamos productos totalmente elaborados, convenientemente envasados en plástico. Desde la comida hasta la cultura. Que la gente no piense por sí misma siempre ha interesado a los poderosos. Y la literatura, antes se encargaba de eso, de ofrecer alternativas. Ahora, sobre todo los más jóvenes solo ven series, la mayor parte de mundos irreales y distantes a su realidad, que quieren hacerse pasar por auténticos. Y no digamos la música. Lleva muerta dos décadas. No quiero decir con esto que no haya que ver series de televisión facilonas, ni música sin apenas letra y mensaje, pero que el 99% de lo que se consume sea simplón hace que el público sea idénticamente simplón.

P: Y, por último, una pregunta ‘sencilla’ rescatando una anterior: ¿Por qué ya no leemos?

Más en: josecarlosbermejo.com

 

Más recientes de Ayudamistica

Klintric la plataforma premium para Escorts y Agencias

Klintric la plataforma premium para Escorts y Agencias

Klintric es el espacio ideal en el que las Agencias y las Escorts independientes pueden publicar sus perfiles de una manera segura, 22/12/2019

Racetick el mejor booking de los eventos deportivos

Racetick el mejor booking de los eventos deportivos

El incremento de las carreras deportivas, los triatlones y otras pruebas relacionadas al deporte, ha hecho que se sumen cada vez más deportistas españoles a este tipo de eventos, por lo que fue creada Racetick 18/12/2019

Las ventajas del gas natural

Las ventajas del gas natural

Estamos seguros que en su lugar de trabajo, su local favorito o establecimiento que frecuenta tiene gas natural 18/11/2019

Lo que debes saber sobre el WC químico portátil

Lo que debes saber sobre el WC químico portátil

El wc químico portátil es una estructura fabricada en PVC (Policloruro de vinilo), que está compuesta por un depósito de agua, el cual actúa como cisterna, y un asiento con tapa incorporada que cierra en un clic 18/11/2019

El tarot por teléfono en España, un servicio que crece cada día

El tarot por teléfono en España, un servicio que crece cada día

El tarot es un sistema simbólico completo en el que se representan modelos fundamentales que constituyen la esencia de la vida y aluden a situaciones recurrentes, como la caída, el renacimiento o la evolución 18/11/2019

Mostrando: 1-5 de 12