Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Nueva etapa en el Estado español

02/06/2018 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La caída del gobierno del Partido Popular anuncia un antes y un después del bipartidismo que se negaba a reconocer el fin de la transición del 78 y el inicio de una nuevo período para la democracia española

Las batallas internas en los dos grandes partidos que administraron la transición española parece que alcanza su final, pendiente de la reubicación de algunos de sus líderes históricos, que terminarán tarde o temprano por abandonar las filas del Partido Popular y del PSOE, para acomodarse a la sombra de la nueva extrema derecha encarnada por Ciudadanos y en la vieja derecha del PP.

Es temprano para augurar la suerte final del Partido Popular, pero lo que sí parece vislumbrarse es la muerte de las baronías dentro del PSOE y su división interna en dos nuevas corrientes.

El PSOE mantiene en su interior una ala reaccionaria españolista representada por Susana Díaz y parte de los irreductibles barones (Guerra, Redondo, Ibarra, Bono, etc.) frente a una nueva mayoría encabezada por Pedro Sánchez en fase de consolidación y crecimiento.

Todo parece indicar que esta nueva mayoría en fase de consolidación intenta construir un discurso nuevo para la socialdemocracia española adaptándolo a los tiempos y las circunstancias de la nueva realidad española.

En buena medida esta consolidación va a depender del accionar diario de su vecino Podemos, que empieza sufrir las consecuencias del desgaste de los hechos frente al discurso teórico de nueva izquierda con el que ha pretendido aniquilar a un PSOE que se resiste a ceder su campo ideológico y buena parte de su electorado.

La Moción de Censura que ha puesto fin al gobierno de Mariano Rajoy, es la demostración palpable de la existencia de una mayoría de progreso en el Estado español.

Ahora bien esa mayoría de progreso es posible gracias a la participación imprescindible de los partidos nacionalistas, que a su vez representan a dos bloques bien distintos.

Euzkadi, con los nacionalistas radicales forzados a lo menos malo y el PNV demócrata cristiano siempre dialogante con la socialdemocracia a la espera de las mejores tajadas presupuestarias.

Canarias, con una Coalición Canaria cada vez más escorada a la derecha españolista y Nueva Canarias en el campo de la socialdemocracia.

Puede ser un paréntesis o una nueva etapa para el Estado español

Cataluña, con ERC históricamente republicana y socialdemócrata y el PDdeCat, evolucionando de partido demócrata cristiano al nacionalismo burgués rancio enfrentado con el españolismo.

A los que con un poco de suerte próximamente habrá que sumar a los Andalucistas.

Galicia seguirá siendo el semillero de la derecha españolista gracias a una izquierda folclórica y mal entendida agitada por las mareas.

El nacionalismo Vasco y especialmente el Catalán ha sido imprescindible para desalojar a la derecha españolista y reaccionaria del gobierno.

Lo cual pone en evidencia a los falsos aliados de la socialdemocracia que se han encargado de demonizar a los nacionalistas catalanes como enemigos del Estado y a buena parte de la militancia del PSOE que le ha hecho el juego a la derecha españolista desde el inicio del Procés Catalán.

Y ha sido gracias a los votos de los nacionalistas catalanes, esos que demonizaban y llamaban nazis, gracias a los cuales se han hecho posible que Pedro Sánchez llegue al Palacio de La Moncloa.

Por lo tanto la reflexión se hace imprescindible no sólo para muchos dirigentes del PSOE y para buena parte de sus bases militantes y votantes.

El nacionalismo no es la bestia negra del Estado español, lejos de ello es una tarea pendiente de respuesta y que tiene una solución adecuando la Constitución española a la realidad del Estado.

Los próximos dos años de gobierno de Pedro Sánchez deberían servir para sentar las bases para convocar un proceso constituyente.

Sánchez afronta el gobierno más difícil de la reciente democracia española, que nadie se llame a engaños.

Los 180 votos que le respaldaron será casi imposible que se repitan en los próximos dos años.

 

@ordosgonzalo

 

gonzalo  alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1285 noticias)
Visitas:
3703
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.