Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

EE. UU. levanta temporalmente las sanciones a Huawei

7
- +
19/08/2019 02:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La administración Trump ha establecido una moratoria de 90 días para que las empresas norteamericanas puedan comerciar con Huawei. A pesar de todo «las espadas siguen en alto», y nada hace presagiar que se levante definitivamente la prohibición de hacer negocios con los de Shenzhen

Aunque el «culebrón» que había mantenido el gobierno de EE. UU. con Huawei parecía que se había solucionado, Donald Trump parece que no «suelta la presa».

Ahora el presidente de los EE. UU. acaba de anunciar una nueva moratoria, esta vez de 90 días, que permite que cualquier empresa estadounidense participe en negocios con el gigante tecnológico chino.

Lo que todavía no se ha descubierto es si «fue antes el huevo o la gallina», esto es, todavía queda por determinar si a raíz de las sanciones del gobierno norteamericano, las grandes tecnológicas de ese país desistieron de hacer negocios con Huawei.

O ha sido la presión de los grandes emporios tecnológicos norteamericanos, debido a que Huawei se estaba quedando con una parte sustancial del «pastel» de su negocio, las que impelieron a la administración de Donald Trump a provocar una guerra comercial.

Moratoria de 90 días

Ha sido el rotativo The Wall Street Journal el que ha «saltado la liebre», ya que en su última edición informa, tomando como fuente un alto cargo del Departamento de Comercio, de una nueva prórroga que «daría aire».

El levantamiento de las sanciones, que estará vigente 90 días, permitiría a las tecnológicas norteamericanas volver a realizar negocios con la empresa que preside Ren Zhengfei, uno de los emporios tecnológicos chinos controlado por el gobierno de Xi Jinping.

Las sanciones que fueron impuestas por la administración de Donald Trump impedían que los fabricantes de microprocesadores norteamericanos pudiesen surtir los chips que utilizan los dispositivos móviles de la tecnológica china.

Las represalias norteamericanas también impedían que Alphabet – una de las empresas en las que se «troceó» Google – por lo que todos aquellos dispositivos móviles fabricados por Huawei y que «montasen» el sistema operativo Android, dejarían de tener derecho a sus actualizaciones.

Ganar tiempo

Tal como ha dejado bien sentado el Secretario de Comercio norteamericano Wilbur Ross, la moratoria solo se debe de entender en clave de que las tecnológicas norteamericanas tengan tiempo para asumir que Huawei dejará de hacer negocios con ellos.

Sigue en pie, por tanto, la prohibición que se impuso, justificando la misma en que si las grandes «telecos» y tecnológicas norteamericanas trabajasen con Huawei eso sería peligroso para la seguridad nacional de los Estados Unidos de América.

Cuestión de Estado

Tan lesivo debe de ser el perjuicio para Estados Unidos hacer negocios con Huawei que ha sido el propio presidente, Donald Trump, el que ha escenificado públicamente esa negativa, aduciendo, como ya se ha indicado, que afecta a la seguridad nacional.

De cualquier manera, en caso de que la situación cambie, el líder norteamericano ha dejado la puerta abierta a que su administración reconsidere la situación.

Sin Android y sin aplicaciones

Como cualquier otro dispositivo móvil, el «talón de Aquiles» de Huawei es que utiliza como sistema operativo Android, un SO desarrollado por Google.

Las sanciones impedirían a Alphabet, cuya matriz es Google Inc., licenciar sistemas operativos para los dispositivos móviles de Huawei.

Eso heriría de muerte la estrategia comercial de los de Huawei, que utiliza Android en la mayoría de los dispositivos móviles que fabrica.

Al mismo tiempo, no tener acceso a Android también implica no poder descargar aplicaciones de Google Play, el repositorio de aplicaciones para Android.

Como cualquier otro dispositivo móvil, el «talón de Aquiles» de Huawei es que utiliza como sistema operativo Android, un SO desarrollado por Google. Las sanciones impedirían licenciar SO para Huawei

Un Android que no lo es tanto

Decir que los dispositivos móviles de Huawei «montan» Android no es del todo correcto, ya que sensu estricto su sistema operativo es EMUI, una adaptación del sistema operativo licenciado por Google.

De hecho, la empresa china fundada en 1987, «vende» que la capa de personalización que aporta a una «base» de Android, mejora mucho la experiencia de usuario, uno de los objetivos actuales de la interacción con cualquier dispositivo móvil.

La compañía china ya ha anunciado que la próxima versión de su sistema operativo, EMUI 10, tendrá un buen número de cambios en su interfaz, que también se ha anunciado que será mucho más intuitivo que versiones anteriores.

Recurrentes rumores informan que, en caso de que la administración Trump prohíba a Alphabet seguir suministrando sistemas operativos Android y actualizaciones a los dispositivos Huawei, los chinos tendrían «un as en la manga».

Dicho «comodín» no sería otro que los cantoneses ya tendrían desarrollado, además desde hace tiempo, su propio sistema operativo para poder «manejar» los dispositivos móviles que fabrican.

Y también microprocesadores

Si lo anteriormente explicado «escuece» al fabricante chino cuyo principal negocio de vender dispositivos móviles, el que también las empresas norteamericanas que fabrican microprocesadores los veten, es mucho más lesivo.

Los Smartphone de Huawei, y especialmente los de gama alta, se «nutren» de chips  norteamericanos, Intel y Qualcomm principalmente, y la prohibición supone herir de muerte el negocio de los de Shenzhen.

En el caso de los Smartphone de gama media, los suministros de los fabricantes occidentales no son tan vitales, ya que es la propia Huawei la que fabrica los microprocesadores de la serie Kirin que utilizan esos teléfonos inteligentes.

Por «simpatía», el resto de los fabricantes, europeos fundamentalmente, es el caso de la alemana Infineon Technologies, también anunciaron que cesaban de hacer negocios con el fabricante del smartphone P30 Pro.

Ninguna empresa, y esto es aplicable a los cinco continentes, se arriesga a «enmendar la plana» a un veto impuesto por la poderosa Secretaría de Comercio de EE. UU., sobre todo porque podría ser pasto de la ira de Donald Trump.

Una crisis que parecía solventada

Aunque a lo visto la guerra comercial entre Estados Unidos y Huawei «trae cola», todo parecía arreglado después de la entrevista, que en la reunión del último G20 que se celebró en la ciudad japonesa de Osaka, habían mantenido Xi Jinping y Donald Trump.

A lo visto, y por imponer una moratoria de 90 días, parece que la crisis se cerró en falso, seguramente debido a todavía colea la imposición de gravámenes a China, por valor de 300.000 millones de dólares, de bienes importados por Estados Unidos.

En la decisión también puede haber pesado la reunión que Trump mantuvo con los «primeros espadas» de las empresas tecnológicas norteamericanas.

En dicho encuentro estuvieron presentes directivos de Google, Intel, Cisco, Qualcomm, Micron, Broadcom y Western Digital, aunque no se sabe a que tipo de acuerdos se llegó en esa cita.

Fuente - el diario / Huawei en Wikipedia / HUAWEI / Grupo de los 20 en Wikipedia / xataka android


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (188 noticias)
Visitas:
37
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.