Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosneu escriba una noticia?

Las personas intelectuales

13/01/2013 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un rasgo de personalidad que a veces sobresale de ciertas personas es que son bastante mentales y también intelectuales. No siempre son sinónimos o un rasgo o actitud conlleva al otro, pero a veces vienen muy de la mano.

Como hay personas que no son de pensar mucho y que detestan asuntos filosóficos o muy rebuscados, porque prefieren simplemente sentir o vivir sin complicaciones que les revolucionen su manera de pensar, concebir o ver las cosas, también hay personas (como nombré en otras entradas) excéntricas, criticonas, intelectuales o muy pensativas o reflexivas que desafían las cosas, además de usar habilidades o recursos intelectuales para poder perpetuarse en la vida o sentirse bien.

¿Qué vendrían a ser estas "habilidades" o "recursos" intelectuales que digo? Pueden ser desde la costumbre de buscar pro y contras a todo, buscar el cómo funciona algo, buscar sentidos y significados a actos, pensamientos o emociones, intentar no conectarse con los afectos o no tomarlos como criterio o guía para sus decisiones, pensar todo desde un punto de vista lineal para encontrar soluciones por inferencias, deducciones, asociaciones, comparaciones o correlaciones, etc. ¿Aunque esto significa que todo sea puramente lógica y predicciones por estadísticas o mediciones de variables, como así también por exámenes concienzudos sobre las situaciones? No, porque muchas veces estimamos o predecimos mal, además de vivir situaciones con personas que son impredecibles, como así también sufrimos obstáculos o confusiones por cosas que nos afectan que desconocemos, y a veces las soluciones son cosas bastante simples que no requieren toda una teoría subyacente para llegar a ellas.

Si bien, como ya dije, lo intelectual y lo afectivo en realidad funcionan mejor como una unidad, hay personas que por experiencias de la vida o por tener ciertas facilidades en uno u otro aspecto abusan o se basan puramente en uno para manejarse con todo lo que las rodea, y como esta entrada se dedica a lo intelectual voy a dar más ejemplos.

Las personas intelectuales tienden a huir a la abstracción y la lógica para buscar soluciones o darle sentido a las cosas, como así también prefieren escuchar motivos, justificaciones o explicaciones "lógicas" en vez de poner énfasis en los sentimientos. También pueden ser personas un tanto autistas y/o introvertidas, puesto que prefieren sumirse en abstracciones o pensamientos no siempre concretos en vez de estar en un mundo que es simplemente abrirse a experiencias sensoriales o sentimentales. ¿Digo con esto que la gente intelectual no siente o que es fría? No, pero generalmente hallan placer o comodidad al estar todo el día buceando en las profundidas de sus pensamientos o imágenes mentales, como así también abarcando y pasando todas sus experiencias por lo racional o lógico. De hecho, hay gente que está muy consciente de sus sentimientos porque gracias a su raciocinio (junto con el sentido común) pueden identificar, distinguir y hasta saber qué sienten, porqué o con qué intensidad.

En cambio, otras personas, como las que suelen decir "no te preocupes, viví la vida", "no me gusta pensar mucho" son personas que se la pasan poniendo énfasis o mucha importancia a lo afectivo y las buenas sensaciones, como una clase de hedonismo, como así también personas que huyen ante la puesta en duda de sus esquemas mentales porque podrían sentir gran displacer, malestar, dolor o confusión si sus ideas o concepciones son modificadas.

Las personas intelectuales generalmente son bastante inteligentes, y esto es porque pueden manipular, crear, producir y reproducir conceptos, abstracciones, asociaciones, elementos e imágenes mentales (concretas o abstractas) con más facilidad que otras personas, además de constantemente armar teoremas, teorías, hipótesis o mapas conceptuales sobre todo, porque es la manera en que su mente y su personalidad en parte funcionan.

Pero, por otro lado, se pueden tornar insoportables porque tienen esa tendencia a cuestionar, desafiar, analizar o repasar mentalmente (y a veces inútil o compulsivamente) asuntos o cuestiones de la vida: porqué las cosas son como son, cuál es el origen de todo, su propósito, hasta qué punto tal cosa es como creemos y hasta cuál no, qué límites nos da la existencia y cuáles nos imponemos nosotros, cuál es la naturaleza o el ser de tal o cual cosa, y asuntos que involucren desde contenidos o temáticas románticas, existenciales, trágicas, humanas, naturales y demás. En otras palabras: vas a tener a una persona que a veces es difícil de seguir, porque tiene un pensamiento tan rico y abarcativo que puede saltar con cosas de la nada y encima complicadas, además de desmenuzar cada concepto como si fuera un átomo en sus partes más ínfimas (si es que habla, porque algunos están calladitos hablando para su interior).

Otro problema es que esa gente casi nunca se dedica a hacer cosas prácticas y se la pasa pensando o haciendo un trabajo interior (como varios principios de religiones de oriente sugieren), es decir: son personas introspectivas y que se guardan mucho para sí mismas, y que no siempre aspiran a la praxis sobre el mundo que las rodea. ¿Con esto quiero decir que es gente inútil que no sabe o quiere hacer nada concreto o directo? No, pero generalmente el pensar mucho es opuesto (y no complemento) de hacer, de transformar, de modificar o producir en o para el mundo, siendo que la reflexión o el pensar pueden ser tranquilamente un acto u operación previa al hacer. Es más, está el contraejemplo de la gente que es muy mental pero poco intelectual: esas que se hacen la cabeza, que se persiguen y que inventan teorías estúpidas, huecas, incoherencias o muy poco probables sobre ciertas situaciones o personas, y que sirven más para crear novelas o cuentos de hadas que hallar soluciones eficientes.

Oootro asunto es que tienden a ser soberbios/orgullosos/tercos/cabeza-dura, por el simple hecho de que sus logros y experiencias positivas concernientes a lo intelectual (solucionar problemas eficiente, buen desempeño y reconocimiento académico, reducir el ansiedad con pensamientos u operaciones mentales) realzan y refuerzan la confianza en sí mismos, basando su futuro o presente en sus aciertos y éxitos pasados, por lo que creen que sus pensamientos, razonamientos o esquemas mentales son la via regia para solucionar problemas, dar consejos, criticar una peli, un libro, una canción o a una persona, como así también para decir qué es una verdad y qué no, qué cosa es buena o mala, qué cosa es útil o fútil, etc.

Como conclusión, de vuelta aplico la misma pregunta a lo de arriba: ¿con esto digo que la gente intelectual es insoportable? No, porque hay gente que tiene una gran capacidad de intelecto pero aun así saben controlar sus excesos y también se basan en sentimientos o experiencias triviales, cotidianas o terrenales (en lugar de cosas abstractas, trascendentales y un tanto dramáticas) para relacionarse con el mundo y los demás. En otras palabras: una persona super simpática, buena onda y abierta puede tener un potencial intelectual impresionante, pero prefiere reservárselo para ella misma o para situaciones donde crea que necesite usarlo. Ser intelectual así pues, puede ser desde un modo de ser como un rasgo, como así también un recurso o un posible síntoma de que algo no anda bien.


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosneu (82 noticias)
Fuente:
itinerariodepensamientos.blogspot.com
Visitas:
3049
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.