Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Irán e Iglesias- Zapatero, ¿ Constituyen una alternativa para el Sur?

21
- +
11/01/2020 16:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Necesitamos unificar criterios políticos hacia el Sur y lograr los fines de Chávez Frías

El Reportero del Pueblo

¿Cuánto durara este nuevo gobierno de España? Las primeras palabras del presidente nunca efectivamente electo, Pedro Sánchez, conocido ya como el “vale todo” (para llegar), fueron “No se va a romper España”.

¿No se romperá?

Sánchez finalmente llegó. A gatas, como se dice; a duras penas: 167 a 165 y las 18 abstenciones de los extremistas herederos de ETA e independencias ultras de Cataluña sin las cuales no hubiera sido posible. Con dos investiduras y cuatro votaciones infructuosas y fallidas a cuesta Sánchez lo logró, pero casi se queda en la orilla. Empeñó prácticamente todo.

Tuvo que aliarse con Pablo Iglesias de Podemos y comprometerse con los independentistas -los que no quieren ser españoles- a un costo que recién se comenzará a conocer ahora. Sin dudas será alto. Quizá pagarlo le puede salir demasiado caro a Sánchez, lo que ya plantea una primera gran incertidumbre.

Un gobierno legítimo dijo o escribió alguien por ahí. Legal sí, pero ¿legitimo? ¿Un gobierno correcto, auténtico, genuino, verdadero, ético, moral?

 ¿Representativo? Todas sus campañas, y fueron tres en cuatro años, Sánchez, secretario general del PSOE, las hizo negando intransigentemente cualquier ligazón presente o futura con Podemos y mucho menos aceptando cualquier tipo de conducta que pudiera dar el mínimo viso de legitimidad y probabilidad a la partición de España y los planteos de los extremistas catalanes.

Y terminó comiendo de la mano de Pablo Iglesias quien lloraba de alegría y quien en dos oportunidades anteriores votando en contra y absteniéndose había impedido la investidura de Sánchez. El “Bolivariano”, como se conoce a Iglesias por haber sido él y gente suya asesores de Chávez y Evo Morales, demostró una gran habilidad al conseguir ser parte del gobierno, luego de una caída electoral que le significó una mengua importante en diputados, pero suficientes para condicionar a Sánchez. Tuvo a favor la ambición sin límites del socialista.

Pero de representativo, nada o muy poco. La gran mayoría de los que votaron al socialismo lo hicieron por un candidato que prometió nada con Podemos ni con los independentistas, con su “no es no”. Decididamente quedó probado que fueron engañados. Sánchez trepa sostenido por Iglesias y catalanes que reniegan ser españoles. Estos fueron los que le dieron su confianza. ¿Se la dieron? Los que se abstuvieron, que hicieron posible la aprobación de Sánchez sobre la línea, advirtieron que de gobernabilidad nada. Además, ya entraron a reclamar cosas.

Sánchez no ha podido conformar su gabinete ministerial que estará muy adornado por Iglesias y su gente, mientras independentistas exigen hechos concretos

¿Compromisos secretos?

Rápidamente comenzarán a verse las patas a la sota. Lo de los catalanes será un problema para los españoles - ¿o mejor decir los habitantes de la mayor parte de la península ibérica? -  y sus instituciones.

América Latina, en tanto, deberá de prepararse. Sánchez tiene algo de Rodríguez Zapatero -de triste memoria y lamentable alicaído protagonismo aún- y con Podemos pisando fuerte, es de esperar cualquier cosa. Lo que ocurrió en Bolivia, con esa visita de una alta diplomática española rodeada de enmascarados armados a la embajada de México, donde se guarecen varios altos jerarcas del gobierno de Morales requeridos por la justicia boliviana, es un dato preocupante. Entre los “asilados” está un señor Quintana, vinculado al narcotráfico, hombre fuerte de Evo y amigo de Podemos. Parece que fue un favor previo que Sánchez quiso hacerle a Iglesias, pero el tiro les salió por la culata.

Lo dicho entonces: se puede esperar cualquier cosa.

Lo mismo para los propios españoles. Las medidas que promete el gobierno de Sánchez –aún sin gabinete- son alarmantes. Incluso como eslogan para vestir pancartas. Eso cabe para los mítines de Podemos y la izquierda y algunos colectivos, pero gobernar es diferente.

Sánchez promete deshacer lo que se hizo para rescatar a España del fondo en que la hundió Rodríguez Zapatero. Sin duda los resultados se verán de inmediato. Pobre los españoles. Feliz de los secesionistas. Además, Sánchez promete cosas como si la Unión Europea no existiera y pudiera hacer lo que quiere.

Y las cosas no se arreglan diciendo vamos a sacarle a los ricos para darle a los pobres. Cuando les deja de convenir, efectivamente, los ricos se van, se llevan todo lo que pueden y lo poco que dejan no lo saben manejar los pobres, como es probado. Lo mismo promete Alberto Fernández en Argentina.

¿Socialismo del siglo XXI? ¿El de Chávez? Aunque Iglesias y Podemos sean duchos y conocedores de la materia ¿les parece que dará resultado?

En el transcurso de nuestras vidas por este mundo se hace necesario conocer la realidad de cómo estamos actuando. ¿Tenemos panorama para realizar un inventario y sacar un balance? Tendremos que sacar el tiempo y es necesario esos momentos de reflexión; cada quien decidirá ese instante y estimará si debe ser corto o largo; indudablemente saldrá de ahí un inventario, que fue lo que hicimos, que dejamos de hacer; por supuesto nos debemos cuestionar para que resulte un balance y que sirva para proyectarnos a futuro; nos podrá dejar alegrías o desaciertos de errores cometidos, buen proceder, fracasos o limitaciones.

 

Alguna vez hemos escuchado los tropezones hacen levantar los dedos. ¿Fue así? ¿Necesitamos que sucedan tropezones en nuestras vidas? ¿La continuidad de lo malo se puede dar? Sí ¿La continuidad de lo bueno se puede dar? También.

 

Afrontar y atender la vida de manera cotidiana no es tarea fácil, se presentarán los altibajos, no saldrá todo color de rosa; además, no es solo sortear la diversidad de problemas, grandes, medianos o pequeños en nuestras familias, también lo más complejos que recibiremos de nuestro entorno social o donde nos desempeñemos.

Diremos que somos un mundo que gira alrededor de otros mundos propensos a colisionar; es allí donde debe aparecer nuestro potencial para solucionar caso por caso y no dejar que se acumulen. A grandes males, grandes soluciones dicen por ahí.

Hay que revivir la democracia en base al trabajo productivo

 

Muchas personas se esfuerzan por obtener buenos balances que a la postre no dan con el objetivo o planes deseados, pueden sentirse derrotadas y quieren tirar la toalla; ese es el momento de análisis, de más reflexión y empeño. ¿Necesitamos dedicación y disciplina en nuestras vidas?

 

De verdad, la intromisión de Zapatero y del grupo Unidas- Podemos de Juan Carlos Monedero y Julio Iglesias, nos ha traído mucho malestar en Latinoamérica, hemos perdido el criterio Nación y esta izquierda infectada y que al Che no le gustaría como dominio público, constituye una verdadera vergüenza militante.

 

Ellos, fueron culpables de la caída de Evo Morales en Bolivia, porque quieren todo el control del comercio de la hoja de Coca y su comercialización hacia EEUU y Europa.

 

Sí, claro que sí; es en esas circunstancias es que se deben proyectar metas a corto, mediano o largo plazo: sin metas no vamos a ninguna parte, o resultara como el refrán ¿Para dónde va Vicente? Para donde va la gente, seremos unas verdaderas veletas, gracia a esta gente.

Establezcamos prioridades en nuestras vidas, claro está que sean realizables por nosotros. Debemos procurar estrechar familiaridad, amistad; ellos nos darán impulso y correctivos a lo que hacemos; por allí se dice quién oye consejos llega a viejo.

 

El propósito debe ser accionar y proyectar nuestras voluntades, exteriorizando actividades que nos arrojen balances exitosos; un buen balance sin afectar a nuestro semejante.

 

Responsables somos de nuestros actos, de allí que la evaluación y el control serán indispensable para corregir aquello que no encaje en nuestro recorrido por nuestro mundo; esos actos y planes nos pueden estar volviendo infelices y pasivos. Todo nuestro entorno merece ser evaluado con frecuencia y más el que nos corresponde; así resultará ese inventario de acciones y un mejor balance anual. ¿Usted ya lo hizo? ¿Qué espera?

 

La chispa que provocó la Primera Guerra Mundial fue el asesinato del Archiduque de Austria-Hungría, en Sarajevo. Difícil divorciar la Primera de la Segunda Guerra Mundial. Eso fue la primera mitad del Siglo XX. El número de muertos es agobiador, la destrucción incalculable. Entonces, mentes lúcidas aprendieron la lección y crearon un Nuevo Orden Internacional a partir de 1945 que buscó, ante todo, que no se repitiera algo semejante. En primer lugar, indispensable prohibir la guerra entre naciones. Es una dimensión central de la Carta de las Naciones Unidas.

Ese Nuevo Orden Mundial ha sufrido transformaciones que lo han debilitado. Por ello, hoy nos preguntamos, ¿qué papel está jugando el multilateralismo ante una situación tan preocupante como la del Medio Oriente? La gobernabilidad global está en crisis.

 

Evaluar y proyectar para proceder debe ser el objetivo de iniciativas que nos lleven al progreso individual y colectivo, planteando la solución a la satisfacción de necesidades requeridas; un verdadero plan de acción que resuelva problemas. En el proyecto debemos tener en cuenta su ciclo, la fase inicial, planificar, ejecutar, seguimiento y control, por último, el cierre.

No recuerdo si fue en 1970, en un día primaveral como pocos, cuando el profesor A.J.P. Taylor, bajo un árbol centenario, contó ante una audiencia que había tenido oportunidad de acceder a los archivos de la Segunda Guerra Mundial y había llegado a la conclusión de que las causas que él había descrito en uno de sus famosos libros, realmente, quedaban minimizadas ante un hecho contundente: la tendencia de los países que tienen armas es precisamente la de utilizarlas. Se aprecia en las afirmaciones del presidente Trump sobre la descomunal capacidad del ejército americano, sin duda el más poderoso. Las amenazas de escalar el conflicto entre Estados Unidos e Irán se ha suavizado y, al parecer, ambas partes habrían buscado un terreno menos conflictivo. Así lo perciben los medios de comunicación en todas partes. El discurso del presidente Trump parecería, también, indicarlo así. Y las acciones de Irán parecerían, de la misma manera, mostrar que hay una especie de apaciguamiento. Pero, de repente, un avión ucraniano fue destrozado por un misil iraní.

Ojalá. Sin duda, ha habido intervenciones de los gobiernos en favor de este tipo de actitud. Pero el sentimiento de venganza no se debilita tan rápido. Estamos ante una situación típicamente interméstica, en la que el factor internacional cuenta mucho pero no hay cómo pasar por alto el factor doméstico. Es determinante, tanto en Estados Unidos como en Irán. Es evidente que Irán tiene en la mira afectar el proceso que decidirá la reelección de Trump. No es un tema menor. Y las manifestaciones más que multitudinarias que vimos en Irán no son, tampoco, asunto despreciable. Queda sólo la cautela en el análisis de este conflicto y la promoción de los mejores esfuerzos para que esta confrontación no pase a mayores. Difícil en una región tan compleja, donde se mueven tantos elementos de orden religioso, militar, político, económico y de personalidades como la del General Soleimani.

En la vida política contemporánea el tema de la moderación en el lenguaje, el estilo, las actuaciones, se ha tornado en factor clave, tanto para la paz doméstica como para la paz internacional. Convivencia en medio de una retórica desorbitada o de actuaciones que desbordan los límites del buen trato, aún en circunstancias muy difíciles, es imposible. Irrealizable. La convivencia es producto, entre otros, de las buenas maneras, del buen trato, del mutuo respeto. Esas prácticas no fueron inventadas hace siglos como un ornamento para la vida diaria. No. Son de la esencia para la vida en comunidad: en la familia, los colegios, las universidades, los partidos políticos, los parlamentos, etc.

Evaluar y proyectar para proceder debe ser el objetivo de iniciativas que nos lleven al progreso individual y colectivo, planteando la solución a la satisfacción de necesidades requeridas; un verdadero plan de acción que resuelva problemas. En el proyecto debemos tener en cuenta su ciclo, la fase inicial, planificar, ejecutar, seguimiento y control, por último, el cierre.

No recuerdo si fue en 1970, en un día primaveral como pocos, cuando el profesor A.J.P. Taylor, bajo un árbol centenario, contó ante una audiencia que había tenido oportunidad de acceder a los archivos de la Segunda Guerra Mundial y había llegado a la conclusión de que las causas que él había descrito en uno de sus famosos libros, realmente, quedaban minimizadas ante un hecho contundente: la tendencia de los países que tienen armas es precisamente la de utilizarlas. Se aprecia en las afirmaciones del presidente Trump sobre la descomunal capacidad del ejército americano, sin duda el más poderoso. Las amenazas de escalar el conflicto entre Estados Unidos e Irán se ha suavizado y, al parecer, ambas partes habrían buscado un terreno menos conflictivo. Así lo perciben los medios de comunicación en todas partes. El discurso del presidente Trump parecería, también, indicarlo así. Y las acciones de Irán parecerían, de la misma manera, mostrar que hay una especie de apaciguamiento. Pero, de repente, un avión ucraniano fue destrozado por un misil iraní.

Ojalá. Sin duda, ha habido intervenciones de los gobiernos en favor de este tipo de actitud. Pero el sentimiento de venganza no se debilita tan rápido. Estamos ante una situación típicamente interméstica, en la que el factor internacional cuenta mucho pero no hay cómo pasar por alto el factor doméstico. Es determinante, tanto en Estados Unidos como en Irán. Es evidente que Irán tiene en la mira afectar el proceso que decidirá la reelección de Trump. No es un tema menor. Y las manifestaciones más que multitudinarias que vimos en Irán no son, tampoco, asunto despreciable. Queda sólo la cautela en el análisis de este conflicto y la promoción de los mejores esfuerzos para que esta confrontación no pase a mayores. Difícil en una región tan compleja, donde se mueven tantos elementos de orden religioso, militar, político, económico y de personalidades como la del General Soleimani.

En la vida política contemporánea el tema de la moderación en el lenguaje, el estilo, las actuaciones, se ha tornado en factor clave, tanto para la paz doméstica como para la paz internacional. Convivencia en medio de una retórica desorbitada o de actuaciones que desbordan los límites del buen trato, aún en circunstancias muy difíciles, es imposible. Irrealizable. La convivencia es producto, entre otros, de las buenas maneras, del buen trato, del mutuo respeto. Esas prácticas no fueron inventadas hace siglos como un ornamento para la vida diaria. No. Son de la esencia para la vida en comunidad: en la familia, los colegios, las universidades, los partidos políticos, los parlamentos, etc.

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

Hay que ejecutar una limpieza en todo, hasta los corruptos que va desde evangélicos hasta funcionarios políticos


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1360 noticias)
Visitas:
133
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Presidentes
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.