Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

Historias de infidelidad : El hombre perfecto

09/09/2014 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El tabú de la infidelidad, ¿es mejor no probarlo y vivir con la duda?, ¿pertenecemos solo a una persona o es solo una gran mentira social?

HAcia mucho frío en esa mañana en el aeropuerto, la espera se estaba haciendo larga, pasaba algo ya común .un retraso en el vuelo, Sebastian esperaba junto a Carol, ella salía por seis meses a Argentina, la empresa la había promovido a una gerencia novedosa, debía entrenarse por ese largo tiempo, la decisión no fue fácil, dejar a su marido por tanto tiempo no le hacía gracia,   Sebastian la apoyó, le dijo que eran oportunidades únicas que no debían perderse, ella aceptó, pero con preocupación, Sebastian nunca le había demostrado infidelidad, era el yerno preferido de su madre, toda la familia  lo quería, para muchos era "el hombre perfecto" esa tarde luego del vuelo, Sebastian se dirigió a su trabajo, era copropietario de una empresa tecnológica junto a su cuñado, - cuñado, soy hombre soltero por seis meses- <dijo Sebastian>, - bueno cuñado, desde que te conozco eres soltero, que la cuñada no lo sepa es otra cosa, eres el tipo mas cara de tabla que conozco, y ahora con esa libertad, me imagino el plan social- <respondió José, su cuñado>, - bueno, tu sabes que la quiero, pero la aventura mi viejo, eso me viene en la sangre- <respondió riendo>.

EL primer  mes fue de mucha fiesta, alcohol, amigos y mujeres, muchas mujeres, Sebastian siempre fue un hombre mujeriego, pero lo ocultaba muy bien, era atento con Carol, la trataba con mucho amor, eran la envidia de muchos, nunca demostró ser infiel, era un experto en esa materia, las llamadas a Carol nunca faltaron, siempre a la hora justa, mucho amor en esas llamadas.

 

AL segundo mes mientras almorzaba junto a su cuñado en el restauran de un amigo llega una mujer espectacular, con una piel blanca y lozana como la porcelana, poseedora de un cuerpo que cualquier mujer envidiaría, de pronto se cruzaron las miradas y hubo algo, una comunicación, la imagen impactó a Sebastian, se acerco al dueño del restauran que era muy amigo de él y le preguntó quien era esa mujer, él le dijo que era la dueña de un local que estaba en el edificio donde él tenía su oficina, Sebastián era un experto, en pocos días conoció a la enigmática mujer y la atracción era explosiva, al tercer día de conocerse salieron, ese día hablaron, fueron sinceros, ambos tenían sus parejas, ella le dijo que tenía planes de matrimonio y él que vivía con ella, eso fue todo, lo siguiente una noche de pasión, luego de esa noche el acto se repitió a diario, en su oficina, la de ella, la casa de Sebastián, el hombre había caído en su propia trampa, ya no llamaba a Carol, el solo tenía mente para esa nueva conquista, absorbió su tiempo, no iba a la empresa, su cuñado trabajó por los dos, se imaginaba que Sebastian estaba en sus andanzas, pensó que ahora estaba viviendo unas especies de vacaciones porque estaba solo, lo dejó tranquilo, nunca habían descansado en los cinco años de la empresa.

 

LA cosa se complicó, había pasado un mes, era en diciembre, la obsesión por esa mujer lo estaba consumiendo, esa tarde ella le dijo que había terminado con su novio. Una confusión enorme entró en la mente de Sebastian, tomó un vuelo directo a Argentina, junto a su equipaje llevó lo que creía seria la salvación de su relación con Carol, llegó esa noche, la llevo a un hermoso restaurante, pidió una copa de vino y se arrodillo delante de ella, le pidió formalizar su relación, un anillo de compromiso salio a relucir, la sonrisa de Carol llenó el lugar, una noche de sexo culminó aquella petición, luego a las horas, Carol dormía, Sebastián estaba despierto, pensativo, esa noche supo que estaba enamorado de su amante, ya Carol era la segunda en su corazón.

 

REgresó a su país, ya de lleno a vivir su realidad, guardó el celular y se enfrascó a amar a la primera en su corazón, ya solo debía disfrutar y esperar al retorno de Carol y tomar la decisión que por ahora no era importante, pero Carol sentía desde lo lejos que algo estaba pasando, luego del anillo no hubo llamadas a la hora de siempre, su hablar era seco, la intuición femenina la hizo pedir un permiso y retornar de urgencia a su país, llegó por sorpresa, a su casa, vio el desorden, los vinos no estaban, ropa intima de mujer colgada de su cama, el llegó, la vio y su corazón casi se paraliza, ella lo increpó, el no puso mentirle, una cachetada se escuchó.

 

CArol lloró toda esa tarde, vio su anillo, pensó que seis años de relación era algo importante, que ella a pesar de todo lo amaba, el fue el hombre perfecto, nunca había hecho algo así, en parte se culpaba por haberlo dejado, no era un hombre común, ella sabía que las mujeres lo pretendían, pero él solo tenía ojos para ella, tomó una decisión, lo iba a perdonar, se merecía eso por los años de felicidad que le hizo vivir, lo llamó, el se presentó, ella lo tomó de la mano y le dijo que lo perdonaba, que quería regresar al principio, olvidar todo, Sebastian la vio, el silencio se apoderó del lugar por un minuto y luego le dijo - Es que la amo a las dos, no la puedo dejar, estoy confundido, no puedo hacerlo-, esa fue las última vez que hablarían de eso, Sebastian y Carol no volvieron, Sebastian se casó con su amante, tuvieron hijos y la historia de Sebastian y Carol llego a su fin.

 

TRes años habían pasado, el ex socio de Sebastian estaba en su casa, eran las ocho de la mañana del veinticinco de diciembre, se levantó a esperar que los chicos se levantaran a buscar sus regalos en el árbol, en eso ve su celular, estaba titilando, un mensaje de texto esperaba por el, lo tomó y busco el mensaje, era de Sebastian, tenía mas de dos años que no sabía nada de él, habían dejado la sociedad en mutuo acuerdo, las presiones familiares fueron muy fuertes, no quedaron enemistados, pero siempre fueron lo que fueron, socios y al no existir la empresa ya no eran nada, abrió el correo y lo leyó, una sonrisa salió de su rostro - Sebastian, nunca cambiaras- <dijo borrando el mensaje>.

 

HOra del mensaje dos (2) AM. " Cuñado, disculpa la hora, voy bajando de la ciudad, andaba con una chica de dieciocho añitos, pero no dejo de pensar en tu cuñada, dile que la amo."

 

¿Es mejor probar ser infiel o reprimir las ganas en un momento dado?, sea usted el juez, comente y si le quedan dudas esperen las otras historias y fórmese una opinión.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
2996
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.