Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guille López escriba una noticia?

Décimas de segundo.

13/05/2014 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tú. Mi fallo. Mi imperfección, mi renacer. Mi sonrisa imperfecta. Supiste brillar en la oscuridad, alentarme en el camino; cuando flaqueaban las fuerzas supiste ser, supiste estar. A la par que te ibas, volviste. Para quedarte, anclado en mi corazón. El tiempo pasó y no quiso volver a saber de ti ni de mí. Y no importó. Pasó el tiempo y solamente pasó eso. Pido sentirme vivo aunque sea mentira. Quiero despejarme, buscando la solución a mi ecuación. Yo juego mis cartas como solución, las ocultas bajo su manga disuelven su problema. Dejé de ser de roca pero seguía sintiéndote en piedra. Abrí los ojos, cerré la boca. Aún así, oía sus propios murmullos y sacaba mis propias conclusiones. Le alejaba de mis intenciones. Decía. De este agua no beberé y la nena acabó envenenada, tiritando en las entrañas de su corazón, bajo cero como una nevera. No existe loco sin corazón, ni tonto sin razón para serlo. ¿Quién esquiva el dolor de el corazón alegando ceguera?. ¿De verdad era tan importante? ¿Y tú para mí?. Nada más lejos. Y yo deseando que mi acabose se acabase, perdido entre mis ojos, tus actos y mis frases.

No existe otra cosa que no sea dejarse llevar. Por hoy y por siempre. Por mis mañanas. Por asentar mi presente como la base de mi futuro. Aquí o allí, donde quiera que esté, estaré bien. Bajo el manto de mis ilusiones, cobijándome del temporal. A cubierto, con paciencia aguardando el momento en que reluzca el sol. Y caí y me levanté. Y tú, tan hedonista de tus propios quehaceres, ni te inmutaste. Shh.. Que nada me vale.. Shh, que nada, ni nadie, me calle. Por los siglos de los siglos sin daños, un mecenas entre mis decenas de años. Soportar el calor del infierno, las ascuas del averno, el miedo del cara a cara por volver a vernos. Y vivir en mi inframundo, alejando sus manos de mi mundo. Arrasando con lo que aflora. Que nada me amarga deshojando margaritas; robándole el tic al tac, despreciando lo que pasa entre tu mirada y la mia, en décimas de segundo.

Décimas de segundo.

Guille.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Guille López (95 noticias)
Fuente:
liricart.wordpress.com
Visitas:
1816
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.