Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosneu escriba una noticia?

El auto-diagnóstico como justificación en nuestra vida

08/03/2013 02:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Bueno, esta entrada en realidad es bastante parecida a esa que hice hace mucho de "el beneficio secundario de la enfermedad", que se hizo bastante popular gracias a las búsquedas de Google - cosa por la cual estoy bastante agradecido dicho sea de paso - y que trataba básicamente sobre cómo las personas nos excusamos o inventamos enfermedades para justificar muchas falencias o actitudes nuestras en la vida.

Primero que nada, voy a empezar quejándome de una cosa que noto bastante hoy día: el cómo las personas se auto-diagnostican con enfermedades psicológicas. De repente todos tienen trastorno con déficit atencional, son bipolares, depresivos, neuróticos, obsesivos, histéricos o empiezan a señalar con el dedo a personas acusándolas de no estar cuerdas, etiquetas y afirmaciones atrevidas que se basan en meras observaciones y especulaciones por medio del sentido común o un intento de hacer psicología. También están los frustrados sexuales, los antisociales con tendencias de asesino homicida o aquellos que dicen estar "estresados" tanto pensar o trabajar o lo que sea. En otras palabras: psicología callejera.

El problema es el siguiente: una conducta de una persona no siempre es un síntoma, a veces es un rasgo, y no todo lo que salga de la normalidad (hablando estadísticamente, de la mayoría) es algo patológico, mórbido o preocupante. Que una persona llore como desquiciada porque sí no significa que sea bipolar, quizá tiene que hacer catarsis por medio del llanto, o simplemente es sensible por naturaleza o por ciertas circunstancias de la vida. Una persona que tiene ganas de golpear a otra (o que fantasea con acuchillar a otra o cacharla del cuello) no es una persona anti-social/psicópata. Una persona que está desganada en su cama y que no tiene hambre tampoco significa que sea anoréxica o depresiva, como así tampoco una persona retraída o que no tiene facilidad en hacer amigos es enferma: simplemente es inhibida o tiene un modo de ser y manejarse con los otros particular, y que hasta curiosamente podría ser funcional y no disfuncional.

¿Qué quiero decir con esto? Que una persona que vive sonriente podría estar encubriendo una depresión por medio de una negación interesante, como así también una persona que todo el día hace actividad física podría estar enfrentando una depresión esquivando el insight para no caer en la cuenta de las cosas. Una persona súper sociable, simpática y alegre también puede ser un psicótico que ve arcoíris por todos lados, como así también un drogadicto alucinando. Una "frustrada sexual" podría ser una chica que siente un vacío afectivo, y no la necesidad de un pene como señalan sus alumnos cuando anda de mal humor. Una persona mala onda puede ser simplemente una persona pelotuda que intenta hacerse la fuerte, y no una persona que se auto-diagnostica con un estado anímico melancólico o que se justifica en que su papá la cagaba a palos cuando tenía ocho años.

Algo que retomo de la otra entrada: las personas constantemente prefieren culpar a una enfermedad como si fuera un virus o un parásito que las invade por fuera, metiéndose en sus órganos o sus entrañas, infectando y contaminando todo, para intentar sacarse eso de encima y curarse. El problema es éste: en lo psicológico, salvo que estés intoxicado del cerebro o tengas el sistema nervioso alterado, tu problema es una parte tuya la mayoría de las veces, no algo que viene de afuera y que te "invade" y que no te pertenece. Y el principal problema es que todos de repente son hipocondríacos mágicamente y buscan en Wikipedia o en vademécums online fotos y definiciones de enfermedades para identificatse, siendo que se olvidan que hay personas con autoridad científica o profesional para identificar, diagnosticar o tratar enfermedades o potenciales cuadros sintomáticos.

¿Sos una persona "obsesiva" porque ordena todo? ¿O simplemente te desespera el desorden porque así nunca te acordás dónde dejaste las cosas? ¿Realmente sos un frustrado sexual o realmente estás buscando enamorarte de alguien? ¿Sos un depresivo por siempre ser crítico y resaltar cosas negativas de la realidad o en realidad sos alguien inteligente que está inmerso en una sociedad o cultura mediocres o decadentes? ¿Sos alguien religioso porque tus papás te hicieron creer eso o porque realmente sentís que un dios existe? ¿Te comés las uñas y eso te hace ansioso, o simplemente es una mala costumbre que tenés y que podés dejar de hacer si te lo proponés? ¿Sos tímido e inhibido realmente? ¿O quizá tenés problemas internos que te absorben a tal punto de empezar a concentrarte más en vos antes que en los otros? ¿Te hace narcisista el admitir tus dotes y talentos o te hace alguien honesto y con cable a tierra?

Honestamente, estoy harto de escuchar gente que está de mal humor porque tuvo un "día estresante", como así también gente que hace chistes de que va a terminar empastillada o en un psiquiátrico por tener más imaginación o creatividad que otros (como quienes flashean en sus discursos y están sumidos en su mundo). También estoy cansado de la gente que se cree "traumada" por tener una pesadilla, como así también de quienes buscan llamar la atención constantemente justificando que son "histéricos". Tip para considerar: a veces, de tan enfermo que estás, no te das cuenta que lo estás, y no todo lo que identifiques, sospeches o consideres que es algo así como un síntoma o señal de una enfermedad lo es. A veces el rascarte la cabeza es porque te picó la cabeza, como así el derramar lágrimas es natural ante ciertas situaciones de pérdida o frustración. El querer golpear a alguien es natural por nuestros impulsos agresivos, y el disfrutar tener sexo no es una señal definitiva de ser un sexópata o un sinvergüenza.

Resumidamente: de repente todos saben de psicología y comienzan a juzgar la conducta ajena o propia como sana o patológica, siendo que no tienen ni la más pálida idea de cómo proceder para identificar una patología o distinguirla en sus diferentes formas, además de desconsiderar el cómo todos somos seres diferentes y que creativamente expresamos o manifestamos nuestro padecer. Quizá un poeta expresa su neurosis en bellas prosas, como así una persona cobarde expresa su inseguridad en su físico de deportista, como así una chica expresa con su rostro pintado un rostro que esconde y oculta de los demás.

¿Conclusión? Hay que dejar de ver todo como algo sospechosamente patológico y como excusa para ser o no ser en la vida, y comenzar a hacernos cargo de lo que hacemos, en lugar de culpar a nuestro inconsciente, a nuestra "chifladura" o a las situaciones adversas (pero normales y esperables muchas veces) en nuestra vida.


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosneu (82 noticias)
Fuente:
itinerariodepensamientos.blogspot.com
Visitas:
1205
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.