Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

No atribuya a los políticos una economía en crecimiento

0
- +
02/10/2019 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image«Uno de los fenómenos asombrosos de la presente campaña electoral es la forma en que los oradores y escritores se refieren al estado de los negocios y a la situación económica de la nación. Alaban a la administración por la prosperidad y el alto nivel de vida del ciudadano medio «Nunca lo has tenido tan bien», dicen, y, «No dejes que te lo quiten».»

La declaración anterior suena como algo que los republicanos dicen al apoyar a Donald Trump para la reelección. La Casa Blanca proclama los éxitos de la economía Trump , mientras que los que están del lado de los demócratas dicen que a Obama también se le debe dar crédito por cualquier éxito económico actual. Ambas partes dan a los presidentes demasiado crédito por nuestro nivel de vida.

Sin embargo, la cita anterior proviene de un discurso que Ludwig von Mises pronunció en octubre de 1952 . Al igual que con gran parte de la obra de Mises, este discurso es atemporal. Gran parte de esta charla, «Capital Supply and American Prosperity», se aplica a los acontecimientos actuales.

Es cierto que la política del gobierno afecta a la economía. Y Trump debería obtener crédito si alguna de sus políticas ha reducido la carga gubernamental sobre nuestras empresas. Pero la razón fundamental por la que los salarios en Estados Unidos son más altos que en la mayoría de los países no se debe a cambios marginales en las políticas. Nuestro bienestar económico se debe en gran medida a nuestra acumulación de capital, no a la benevolencia de nuestros funcionarios electos.

En este discurso, Mises se aleja en este punto, «Es implícito que el aumento de la cantidad y la mejora de la calidad de los productos disponibles para el consumo son logros de un gobierno paterno. Los ingresos de los ciudadanos individuales son vistos como limosnas que una burocracia benévola les otorga amablemente».

Esta declaración me recuerda los recientes debates demócratas en los que los candidatos estaban tratando de superarse unos a otros con promesas de nuevos programas de generosidad federal. Parecen creer que todos nuestros problemas económicos se deben a funcionarios gubernamentales poco generosos. Los déficits presupuestarios federales actuales demuestran la falacia de esta posición.

Mises continúa,

«Es casi imposible tergiversar de una manera más completa los hechos fundamentales de la economía. El nivel medio de vida en este país es más alto que en cualquier otro país del mundo, no porque los estadistas y políticos estadounidenses sean superiores a los estadistas y políticos extranjeros, sino porque la cuota per cápita de capital invertido es mayor en Estados Unidos que en otros países. La producción media por hombre-hora es mayor en este país que en otros países...... porque las plantas americanas están equipadas con herramientas y máquinas más eficientes».

Eso es correcto. Nuestra prosperidad económica se debe a nuestra acumulación de capital. ¿Y por qué las empresas estadounidenses tienen tanto capital? «El capital es más abundante en Estados Unidos que en otros países porque hasta ahora las instituciones y las leyes de Estados Unidos ponían menos obstáculos a la acumulación de capital a gran escala que esos países extranjeros».

Más sobre

Pero, ¿por qué sucedió esto en los Estados Unidos? ¿Cómo explicamos nuestra prosperidad económica? La respuesta: capitalismo.

Lo que dio origen a la industrialización moderna y a la mejora sin precedentes de las condiciones materiales que trajo consigo no fue un capital previamente acumulado ni un conocimiento tecnológico previamente ensamblado.... los primeros pioneros del capitalismo comenzaron con escaso capital y escasa experiencia tecnológica. Al principio de la industrialización estaba la filosofía de la empresa privada y la iniciativa, y la aplicación práctica de esta ideología hizo que el capital aumentara y el conocimiento tecnológico avanzara y madurara.

«Hay que insistir en este punto porque su descuido engaña a los estadistas de todas las naciones atrasadas en sus planes de mejora económica. Piensan que la industrialización significa máquinas y libros de texto de tecnología. De hecho, significa libertad económica que crea capital y conocimiento tecnológico». (Cursivas añadidas para el énfasis.)

Mises también nos ofrece una advertencia severa de que nos enfrentamos a graves consecuencias si destruimos el motor de la acumulación de capital:

«El principal problema para este país es: si Estados Unidos seguirá el curso de las políticas económicas adoptadas por casi todas las naciones extranjeras, incluso por muchas de las que habían sido más importantes en la evolución del capitalismo. Hasta ahora en este país la cantidad de ahorros y la formación de nuevo capital todavía excede la cantidad de desahorro y desagregación de capital. ¿Durará esto?»

Mises nos da la respuesta: «Hay que sustituir las fábulas y las ilusiones por ideas económicas sólidas». Debemos influir en la opinión pública. Debemos promover el capitalismo. Debemos explicar la necesidad de tener libertad económica y libre empresa. En resumen, debemos popularizar las ideas misesianas.

Pero, ¿qué pasa con la desigualdad de ingresos? ¿No sufrirán algunas personas bajo el capitalismo? Una vez más, Mises nos da una respuesta a esta pregunta.

«Por supuesto, también hay estadounidenses cuyas condiciones materiales parecen insatisfactorias en comparación con las de la gran mayoría de la nación. Algunos autores de novelas y obras de teatro quieren hacernos creer que sus sombrías descripciones de la suerte de esta desafortunada minoría son representativas del destino del hombre común bajo el capitalismo. Están equivocados. La difícil situación de estos miserables estadounidenses es más bien representativa de las condiciones, ya que prevalecieron en todas partes en la era pre-capitalista y todavía prevalecen en los países que no fueron tocados en absoluto o sólo superficialmente por el capitalismo. Lo que está mal con estas personas es que todavía no han sido integradas en el marco de la producción capitalista. Su penuria es un remanente del pasado. La acumulación progresiva de nuevo capital y la expansión de la producción a gran escala lo erradicará con los mismos métodos con los que ya ha mejorado el nivel de vida de la inmensa mayoría, a saber, aumentando la cuota per cápita de capital invertido y, por ende, la productividad marginal del trabajo».

Sí, una sociedad capitalista tendrá desigualdad de ingresos. Para ayudar a los pobres debemos construir y mantener instituciones que promuevan la formación de capital. Las soluciones redistribucionistas para reducir la desigualdad de ingresos seguirán destruyendo la formación de capital, atrapando a más personas en la pobreza.

Este maravilloso ensayo, «Capital Supply and American Prosperity», puede encontrarse en uno de mis libros cortos favoritos, el Planning for Freedom: Let the Market System Work de Mises. Si no has leído esta compilación de ensayos, te recomiendo que la añadas a tu lista de lecturas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1799 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
13
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.