Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Aranceles: Robando las ganancias de los empresarios

05/07/2018 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos precios de las casas nuevas están subiendo en Las Vegas, y los incremento en los costos son los culpables. Andrew y Dennis Smith escriben en la edición de junio de The Las Vegas Housing Letter, "Los incrementos en los costos han sido uno de los factores clave citados por los constructores de viviendas cuando se trata del incremento en los precios de las viviendas".

De hecho, la teoría Trump-o-nómica sostiene que "las guerras comerciales son fáciles de ganar", por lo que cada día parece traer un arancel del día o represalia extranjera. El ataque político a la madera blanda canadiense tiene los precios de la madera en alza y la The Housing Letter llama la atención sobre una posible escasez de cemento doméstico. Por supuesto, la mano de obra calificada es escasa y algunos subcontratistas acaban de abandonar los proyectos de licitación para ponerse al día con el personal que tienen disponible.

Entonces, ¿los costos o los compradores determinan los precios? Muchos economistas clásicos creían que eran los costos. Como Robert Murphy explicó en 2011, "la teoría del valor como costo de producción proporcionó una explicación coherente para una regularidad empírica genuina en una economía de mercado. Realmente es el caso en que los precios minoristas tengan una fuerte correlación con los costos de producción de diversos bienes y servicios. La teoría del valor como costo dió un mecanismo plausible para explicar este fenómeno".

Sin embargo, los posibles compradores de nuevas viviendas pueden salir de los hogares modelo si creen que el precio de venta es demasiado alto. En un artículo que escribí para mises.org, también en 2011, destaqué que "los consumidores en el mundo occidental determinan los precios ? no regateando ? sino comprando o no comprando".

Durante muchos meses, mi escritorio fue posicionado en una esquina de lo que mi empleador de construcción de viviendas utilizó como oficina de ventas para un conjunto de casas que tiene en desarrollo a una corta distancia. De manera típica, siempre que el mercado lo respalde, los precios aumentan a medida que se agotan las fases o etapas. Cuando los clientes preguntaron por qué los precios de cotización en las fases futuras eran más altos que en la fase actual en construcción, el vendedor ofrecería rápidamente "los precios de construcción están por las nubes".

La mayoría de los compradores de casas asintieron sus cabezas, tal vez recordando su clase de economía de la universidad y la teoría del valor de costo o trabajo. Por supuesto, esa afirmación es cierta, pero un día un cliente respondió: "Puede ser, pero creo que la oferta y la demanda también están funcionando".

De hecho, como escribió el padre de la Escuela de Economía Austríaca, Carl Menger, en Principios de Economía Política,

No existe una conexión necesaria y directa entre el valor de un bien y este, o en qué cantidades, el trabajo y otros bienes de mayor orden fueron aplicados a su producción ... Si un diamante se encontró accidentalmente o se obtuvo de un pozo de diamantes con el empleo de mil días de trabajo es completamente irrelevante para su valor.

El proyecto de mi empleador es el único desarrollo nuevo con casas en venta en un pueblo pequeño con restricciones de crecimiento del gobierno local. La gente quiere vivir en esta pequeña ciudad, y los lugareños no quieren más vecinos. El número de viviendas existentes para la venta es reducido, por lo tanto, la demanda excede la oferta y los precios pueden aumentarse; con o sin los aranceles de Trump.

No todo el mundo que para a comprar uno de los lindos pequeños townhomes de mi empleador y Menger explicó por qué.

La medida del valor es totalmente subjetiva por naturaleza, y por esta razón un bien puede tener un gran valor para un individuo que economiza, poco valor para otro y ningún valor para un tercero, dependiendo de las diferencias en sus necesidades y cantidades disponibles. Lo que una persona menosprecia o valora a la ligera es apreciado por otra persona, y lo que una persona desecha a menudo es recogido por otra persona. Mientras que una persona que economiza estima igualmente una cantidad dada de un bien y una cantidad mayor de otro bien, con frecuencia observamos otro individuo que le da valor de esta cantidad de forma exactamente opuesta.

Como explicó el Dr. Murphy, la teoría de los costos tiene las cosas hacia atrás.

Aquí vemos el problema metodológico de la teoría del costo: al explicar los precios minoristas finales a través del costo de hacer los bienes, la teoría del costo implica que el valor económico es una propiedad objetiva de los artículos físicos que fluye de los recursos a los bienes que producen. Por el contrario, la teoría del valor subjetivo de Menger y otros comienza con la valoración de los bienes de consumo y se remonta a los precios del trabajo y otros insumos en consecuencia.

Los consumidores deciden qué pagarán y determinarán el valor. Los aranceles, el uso de la fuerza política, determina dónde terminan los ingresos del comprador. Las industrias favorecidas reciben más y los empresarios reciben menos, reduciendo sus ganancias y haciendo que sea menos probable que tomen riesgos futuros en un clima político similar. Como desarrollador de bienes raíces, el presidente debería saberlo mejor.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (985 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
961
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.