Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Aparcamiento de Alienígenas en la galaxia Xiandú

22/12/2017 20:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mi tierra Venezuela, sufre de soledad y depresión, sus ciudadanos no tienen alimentos

Fuente Literaria/ Relato de ciencia- ficción. II-08

He perdido el conocimiento, de un momento a otro, me encontraba sobre el descanso de una vertiente de agua, buscando comunicarme con el pasado. De pronto, me encontraba en interiores, frente a al porche de casa de mi abuelo, tenia en la mano un tronco de madera y, al lado de esa residencia había un frondoso tamarindo y un loro que no descansaba de decir cosas, Allí, recibí un mensaje de otro niño que pronto desapareció y cuyo mensaje no se los puedo decodificar, ese mismo argumento, me fue dado en el año 2004, en el cementerio municipal de San Felipe, cuando me encontraba de visita con un espiritista y, esa noche, ese mismo menor se apareció en el cuarto donde adormecía junto a dos calaveras y un brillar de velas prendidas, nunca, le he tenido miedo a estas cosas de ultratumba.

En el espacio, todo sucede en segundo, basta estar encriptado y, estar dispuesto salir del domicilio, donde descansa nuestro cuerpo. He estado lesionado desde hace unos años, cuando la puerta de una de mis naves antiguas golpeo mi pantorrilla, todavía me causa dolor y se me hace difícil, teletransportarme, escucho susurros y voces de personas que no puedo ayudar porque se encuentran en juicio eterno de mi Dios y protector, Jehová.

Esta cueva, le conozco de año, porque cerca se encuentra una garita, donde es plataforma para una residencia que sirve de casa diplomática, a los vigilantes les llevo comida, proveniente de un templo hindú, ellos viajan constantemente por toda la constelación. Ellos, me enviaron una princesa viuda hace años para atender mi correspondencia, pero, pocos se encuentran tras los acontecimientos importantes para su vida, no le dan acceso a su cuerpo al espíritu eterno que da vida y menos, aceptan esa luz extraña en su vida, todos, la humanidad, cierran sus puertas a la existencia.

En este planeta, hay muchos testigos y el lecho del río, está lleno de ellos. Esta ciudad es ribereña y algunas veces para destresarme, me gusta caminar sobre las aguas.

En este mundo, hay pocos alienígenas y, trabajan juntos en marcos de referencias, se preparan para un contraataque del esoterismo que desea agotar las riquezas de un Continente, la población del mundo, se encuentra vivenciando las peores pesadillas, se acercan catástrofes por la indisciplina de los terráqueos.

De primer despertar, queda muy pocos recuerdos. Ya muchos de mis parientes han envejecido y, ya no viven en la misma casa, han viajado a su pasado y cruzado el bosque frondoso de la laguna, es un camino equivocado para quienes practican el mal.

La tristeza nos arropa, no queremos tikeras, deseamos es trabajo

Allí, sentado en el césped de casa de mi abuelo, pude extender mirada hacia los hombres desobedientes que, desean ser controlados por seres de otros mundos galáctico y, por lo general son pelirrojos y altos, es un ejército de esclavos, provenientes de un planeta colonizador, jamás hablan, ni cuentan, lo que han visto.

Llevamos una vida grotesca, sin orden alguno. Nadie se prepara para la hambruna y guerra civil por venir. Son momentos apremiantes.

Despierto, regreso a mi realidad y voy a la nave para navegar por el agujero negro hacia otra realidad del mundo subjetivo que nos arropa.

Solo, queda el testimonio de pocas personas., todos es incertidumbre y caos en el gobierno dictatorial de mi país que suelta sus garras del ocultismo para adueñarse y tomar control pleno de él. Quienes están alegres son los trabajadores de las funerarias y las gendarmerías.

Deseo ir a España. A Alcalá de Henares y visitar a una compañera, si me dispensa un tiempo.

La tele transportación, me deja exhausto y pierdo la visión del sentido común y me desvanece.

Nos jugamos la vida en la Tierra, los políticos no quieren entender su liderazgo y, permiten que la maldad, los adormezca

Emiro Vera Suárez.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (546 noticias)
Visitas:
5685
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.