Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Krittikali escriba una noticia?

25 de Diciembre fun, fun, fun, ..

17/01/2018 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Artículo que narra el comportamiento humano desde una experiencia personal, en Calcuta, aprendiendo a vivir entre dos culturas: España e India

¡¡¡Namaskar!!!

 

Hola a todos,

 

He esperado al día después para contaros como se vive aquí la Navidad, como vivo aquí la Navidad. Como se acuerda uno de la familia y del anuncio del turrón "vuelve a casa por Navidad".

 

Pues es un negocio para los comerciantes, una fecha muy especial para las diferentes ramas del catolicismo que trasladan la algarabía del nacimiento de Cristo al resto de la sociedad y, para los indios, sentir un respeto profundo por las creencias de otros y, en la medida de lo que pueden o quieren, participar de ella. Las diferentes iglesias y las dos catedrales de la ciudad se han llenado de miles de lucecitas de colores navideñas igual que los jardines que las rodean. Todas preparan paquetes de comida y mantas para los que no tienen tanto o no tienen y para los niños de sus acólitos.

 

Sigo viviendo en la residencia de Saint James Church, donde se alojan las personas que prestan sus servicios como voluntarios en Madre Teresa y las Hermanas de la Caridad. La iglesia es anglicana y el sacerdote que esta al frente de ella, (después de venir a desayunar un dia conmigo e interesarse sobre quien era, que hacia y adonde iba) cada vez que me ve, hace un gesto de “a esta mujer ... como convencerla de que ..." Han llenado de luces hasta la garita de vigilancia, un belén muy bonito preparado con paja y pastoriles indios y una estrella que se sale.

 

Los días previos se afanaba todo el mundo en que quedara muy bonito, los comerciantes ofrecían su mercancía para regalar en un dia tan señalado y felicitaban a todos los extranjeros con la esperanza de que les comprasen alguna cosa y poder decir: "Ya que es usted mi primer cliente de hoy, voy a hacerle un precio especial".

 

Sinceramente, para mi una Navidad sin frío y sin poder criticar las luces de turno con las que han decidido adornar los respectivos concejales de festejos de los ayuntamientos de Madrid y Granada, es como un jardín sin flores. Así que decidí irme a Kalighat, el primer centro que le concedieron a la Madre Teresa como hospital para sus desahuciados, cuyo "logo" es Jesus en la Cruz, con un cartel a su derecha que dice "Tengo sed", y ver como pasaban la Navidad los que van a morir con dignidad. Según me iba acercando vi gente aglomerada de forma inusual: no eran solo vendedores de imágenes de la diosa Kali, de malas (rosarios), de flores, de incienso, de estampas, ... en fin, de todo lo que se vende en los lugares santos en cualquier parte del mundo, eran personas sentadas en inmensas filas, unas al lado de otras muy juntitas. Pensé: "La diosa Kali esta de enhorabuena, muchos fieles la visitan hoy". Pero no, las Sisters estaban preparando inmensos perolos de arroz e inmensos perolos de pollo para intentar dar de comer a 2000 personas.

 

Entre al hospital, los enfermos se alegran cuando nos ven, cuando ven a cualquier persona que "solo" les saludan; os podréis imaginar cuando le cojo las manos o cuando juntando las palmas de la mano a la altura del corazón, inclino la cabeza ante ellos y las manos suben a la cabeza ......

Creamos un cordón humano físico y mental muy fuerte, muy potente porque cientos de personas tenían miedo a no poder comer ese dia; te miran con ojos de sufrimiento, no de sufriendo cotidiano, sino

 

Subí a la terraza porque, aunque no es un edificio alto, hay una vista interesante para observar como se mueve el entorno de los fieles de la diosa, del hospital y de los comerciantes. Sacando fotos desde arriba, de repente, comienza un tumulto entre un grupo de personas que no querían sentarse en el sitio que les correspondía para esperar su turno de comida. El tumulto fue creciendo y en cuestión de segundos todos los voluntarios formamos una barrera humana para que los pucheros, las "sisters" y los cocineros no fuesen aplastados por la lona que los protegía del sol y por la marea humana. Desde el primer momento os he dicho que para esto hay que tener el cuerpo, la mente y el espíritu preparado y, el que decide trabajar como voluntario en cualquier fundación o institución de cualquier parte del mundo,  ya sea la condición humana en la que se encuentren los necesitados, para mi,  son requisitos indispensables. 

 

Aquí los voluntarios son católicos practicantes; uno de los requisitos para formar parte de esta misión es ir a misa por la mañana y por la tarde y comulgar una vez al dia. Para ellos, es una forma de adquirir fuerza. Las “sisters” saben que ni soy voluntaria ni soy católica practicante pero me dejan ir cuando quiero.

 

Creamos un cordón humano físico y mental muy fuerte, muy potente porque cientos de personas tenían miedo a no poder comer ese dia; te miran con ojos de sufrimiento, no de sufriendo cotidiano, sino de sufrimiento acumulado por una generación tras otra, y para eso, hay que tener fuerza mental porque si dejas al corazón solo en esta labor, la marea de hambre te arrastra y te aplasta. Con mucha paciencia logramos ir controlando a las personas aunque la labor mas importante, a los que todos otorgan obediencia absoluta, son a las llamadas "masis" (palabra bengalí que no sabría como traducir). Las "masis" son mujeres indias con un carácter de mil demonios, van con unas varillas de mimbre finas, de un metro de largas mas o menos, que gritan como demonios pero que ... como indias que son, son las únicas que pueden poner orden de "cualquier manera a los suyos". Su labor, para mi, ensancha el corazón. Son luchadoras, fuertes, capaces y les mueve la compasión. Cuando el orden volvió a su normalidad, se comenzó a distribuir platos de comida, los voluntarios hicimos una cadena para que fuesen llegando los platos a cada una de las personas y que comieran en el sitio (existe picardía en todas partes del mundo y hay personas que venden su comida). El paso de platos era interminable. Entre plato y plato, las emociones iban pasando una tras otra por mi cuerpo y por mi espíritu, mi vida en yoga me ha ensenado a controlar la mente y hacerme testigo de mi misma y de lo que pasa a mi alredor. Durante tres horas de cordón humano pude analizar al ser humano, a los seres humanos que estábamos allí...... ¡¡¡Que digna es la pobreza en este país!!! ¡¡¡Que digna es la miseria en este país!!! Aquí no es lo mismo ser pobre que ser mísero. En Kolkata hay un barrio donde viven 2.000.000 millones de ¡¡¡pobres y míseros!!! Pero hay canos de agua por todas partes, por toda la ciudad; unos los utilizan para limpiar las calles y otros los utilizan para bañarse. Hay barrios donde se prohibe levantar tiendas a modo de vivienda, donde se prohibe dormir en las calles, donde se prohibe la venta, etc.  cada vez la prohibición se hace extensa a mas calles, menos mal! porque es fuente de contaminación y enfermedades.

 

La picardía es genial, desde el ciego que no ve y de repente esta en primera fila hasta el que viendo que la cola es larguísima, se tira en medio como desmayado y observando por el rabillo del ojo si le miras o no. Si no nos ve la "masi", dejamos escurrir algún plato a estos picaros con gracia. Observo a la gente sentada en cuclillas la espera, no hay ansiedad, hay esperanza de comer. Algunos comen todos los días, otros no. Se ve en sus caras. Están descalzos pero la mayoría lleva su ropa humilde limpia. Alguno que otro, pensando que nadie les ve, cogen su plato de comida, lo esconden en una bolsa y esperan que les digan que ya se pueden ir ... es posible que tengan a alguien esperando ese plato de comida.

 

Los voluntarios que llevan viniendo un ano tras otro durante sus vacaciones, se mueven con soltura; a los novatos y a los jóvenes hay que transmitirles fuerza y no darles la opción a que lloren, sino de que su labor es ayudar con la fuerza de la compasión, la voluntad, el buen hacer, ... es equiparable a la labor de las "masis". Es interesante observarles. Observar al ser humano.

 

Después de tres o cuatro horas vienen refuerzos, disminuye la llegada de personas y es el momento de la sustitución de voluntarios y sisters, las "masis" siguen al pie del canon.

 

Me voy pensando en si comeré.

Tenia la sensación de haber comido.

Lo cierto es que el dia de Navidad hice una comida muy especial……

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Krittikali (1 noticias)
Visitas:
2544
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.